Última hora

Última hora

Jerusalén Este vota bajo las condiciones impuestas por Israel

Leyendo ahora:

Jerusalén Este vota bajo las condiciones impuestas por Israel

Tamaño de texto Aa Aa

Los palestinos de Jerusalén Este no han sabido hasta el último momento si se les iba a permitir votar. Israel, contrario a la candidatura de Hamás en las elecciones, había amenazado con prohibir su participación. Pero la presión internacional ha sido más fuerte.

Jerusalén, considerada por israelíes y palestinos como su capital, ha vuelto a estar en el ojo del huracán. “El plan de Israel es demoler y destruir el Jerusalén árabe para evitar que pueda llegar a convertirse en la capital de Cisjordania y controlar así esa parte de la ciudad” asegura Menachem Klein, negociador edel plan de Ginebra. Para lograr este objetivo inmediato y cumplir con el proyecto a largo plazo de anexionarse toda la ciudad también se implantan colonias en el Jerusalén árabe y en el resto de Cisjordania. En el mismo corazón de los barrios palestinos los israelíes han comprado casas que protegen día y noche. Los 230.000 habitantes de la parte árabe de la ciudad están diseminados entre las colonias judías que se han ido implantando. Además están alejados de Cisjordania por el muro, que no separa a israelíes y palestinos sino a palestinos y palestinos. Un muro que aquí parte los barrios en dos. Los que quedan de un lado pertenecen a Jerusalén, los otros a Cisjordania. Es lo que le ha pasado a Abou Hicham al Ammouri que se ha visto obligado a mudarse. “Toda nuestra vida está relacionada con Jerusalén- relata Hicham al Ammouri- Para hacer papeleo, los procesos legales, los colegios, el hospital… todo está en Jerusalén. A Ramala, en Cisjordania, sólo voy una vez al año” Según Jamal Joumaa, miembro de la organización “Detener el muro”, los palestinos están perdiendo Jerusalén. “El muro que está casi terminado está aislando Jerusalén del resto de Cisjordania” denuncia Joumaa. Una visión que puede resultar pesimista pero que se basa en un muro que se cierra, que deja pocos pasos y que niega una continuidad territorial a los palestinos que sin embargo siguen creyendo que Jerusalén, algún día, será su capital.