Última hora

Última hora

Hamas, el desafío del cambio

Leyendo ahora:

Hamas, el desafío del cambio

Tamaño de texto Aa Aa

¿Hacia dónde va Hamas? ¿Abandonará las armas? Parece evidente que algo está cambiando en el Movimiento para la Resistencia Islámica, que por primera vez ha buscado el reconocimiento de las urnas. También se observa un cambio de imagen, desde la que ofrecían en agosto pasado, cuando se vanagloriaban, arma en mano, de haber conseguido con su lucha armada la retirada israelí de Gaza, a la de esta campaña electoral. En sus mítines, las armas no han estado presentes. Por primera vez, Hamas se ha dejado aconsejar por un experto en imagen y ha borrado de sus discursos las referencias a la destrucción de Israel.

No obstante, Hamas no ha cedido un ápice en su principal objetivo: luchar contra la ocupación. Sus mártires han acaparado carteles electorales. Una de sus candidatas, Mariam Farhat, madre de un “kamikaze” y de un militante fallecido en un ataque del ejército israelí, se expresaba así: “Las negociaciones de paz no están en la agenda de Hamas. No tenemos la intención de fracasar. Durante años, la Autoridad Palestina ha negociado con el enemigo y no ha conseguido nada”. El movimiento para la Resistencia Islámica ha recogido en las urnas el fruto de su acción social y caritativa entre una población que se sentía abandonada por la Autoridad Palestina. Pero, en el poder, el lenguaje belicoso puede volverse en su contra, sobre todo, si pretenden seguir nutriéndose de la vital ayuda internacional. Hoy, uno de sus portavoces, Abu Zhuri Sabi, moderaba el tono: “Por un lado, vamos a mantener en nuestra agenda la resistencia contra la agresión y la ocupación, por otro, queremos emprender reformas en Paletina. Vamos a estar abiertos a la colaboración con el mundo árabe e islámico y, también, con la comunidad internacional”. Hamas mantiene una tregua tácita desde hace casi un año y no ha cometido ningún atentado suicida desde agosto de 2004. Para los observadores, el siguiente paso debería implicar el abandono de las armas y la integración de sus hombres a las fuerzas de seguridad palestinas, pero, por el momento, a Hamas se la sigue considerando una organización terrorista.