Última hora

Última hora

La difícil gestión de los territorios "endeudados"

Leyendo ahora:

La difícil gestión de los territorios "endeudados"

Tamaño de texto Aa Aa

Al borde de la quiebra y con un déficit millonario, la Autoridad Palestina depende más que nunca de sus donantes internacionales.

En algunas regiones de Gaza y Cisjordania, el paro afecta a más del 70 por ciento de la población. La mayoría de los tres millones y medio de palestinos que viven en los territorios depende totalmente de las ayudas exteriores.Una parte del dinero es gestionado por la ONU y el Banco Mundial, otra va directamente a las arcas de la Autoridad Palestina. El año pasado, la ayuda internacional a los territorios se elevó a 910 millones de euros y se repartió entre ayuda humanitaria, construcción de infraestructuras y la tercera parte, ayuda directa a la Autoridad Palestina. En 2005, la Unión Europea desembolsó 500 millones de euros en los territorios, de los que sólo 66 fueron directamente a la ANP. Una contribución financiera en nombre de la paz y de la reconstrucción de la región bajo ciertas condiciones enumeradas por Ursula Plassnik, responsable de Exteriores de Austria, que asumió en enero la presidencia de la UE. “Se trata de condiciones muy claras, como la aceptación de la no violencia y del principio de que todo desarrollo futuro estará basado en una solución negociada y pacífica encaminada a la creación de dos Estados.” Las ayudas europeas no han sido suficientes para favorecer el despegue de una economía asfixiada por cinco años de Intifada, la corrupción galopante en las altas instancias de la ANP y el bloqueo israelí. El muro de seguridad levantado por Sharon para proteger Israel de los atentados palestinos retrasa los intercambios comerciales. El hecho de que Israel no ceda sus espacios aéreo y marítimo impide toda perspectiva de futuro. La victoria electoral de Hamas ha aumentado más si cabe la desconfianza de los inversores extranjeros en un momento crítico. La ANP necesita urgentemente 100 millones de dólares a principios del próximo mes para pagar las nóminas de los funcionarios que integran la superpoblada administración palestina y sus fuerzas de seguridad.