Última hora

Última hora

Cuando el dogma religioso irrumpe en sociedades laicas

Leyendo ahora:

Cuando el dogma religioso irrumpe en sociedades laicas

Tamaño de texto Aa Aa

La libertad de expresión es sagrada aunque su ejercicio pueda provocar ofensas.Bajo esa afirmación se han alineado una veintena de periódicos europeos que como muestra de solidaridad con sus colegas daneses han publicado las viñetas de la discordia.

La publicación de la caricatura del profeta Mahoma en el rotativo danés Jyllands-Posten vuelve a poner sobre el tapete un debate que los extremistas islámicos llevan al terreno de la violencia. El caso de Jyllands-Posten lo confirma. El pasado 30 de septiembre, el rotativo publicó 12 caricaturas de Mahoma con el objetivo de reivindicar la libertad de expresión después de que el autor de un libro sobre el profeta denunciase que nadie se atrevía a ilustrar su obra. Entre las reacciones suscitadas, una amenaza de bomba en la sede del periódico el martes 31. Su director podría correr la misma suerte que Theo van Gogh. El cineasta holandés fue asesinado en noviembre de 2004 tras el estreno de su película “Soumission” en la que denunciaba la violencia contra las mujeres en las sociedades musulmanas. El asesino confeso, Mohamed Bouyeri, dijo en el Tribunal que había actuado siguiendo sus convicciones religiosas. Junto al cadáver de Van Gogh, los investigadores encontraron una amenaza de muerte contra Ayaan Hirsi Ali, guionista de la película de origen somalí y diputada en el Parlamento holandés. Desde entonces, vive bajo protección, pero no renuncia a su combate. En esa misma situación vivió Salman Rushdie durante más de una década. El escritor anglo-indio reivindica el derecho a ofender para garantizar la libertad de prensa. “Destrozaron diez años de mi vida por este asunto, amenazaron a algunos de mis amigos, mi vida familiar era un auténtico caos, genete que me importaba fue asesinada…podría pedir una disculpa oficial, pero no lo voy a hacer, porque nada de esto tiene sentido.” El Ayatolá Jomeini lanzó una fatwa condenandole a muerte tras la publicación de su libro “ Los Versos Satánicos”. Irán no retiró la condena hasta 1998.