Última hora

Última hora

El Líbano propone, Siria dispone.

Leyendo ahora:

El Líbano propone, Siria dispone.

Tamaño de texto Aa Aa

El asesinato de Rafic Hariri precipitó el final de casi tres décadas de presencia militar siria en el Líbano, pero la salida de las tropas no ha hecho del “país del cedro” una democracia libre de injerencias exteriores.

El espejismo de unidad que generaron las manifestaciones inmediatamente después del atentado que acabó con la vida del primer ministro se ha desvanecido en estos doce meses y han dado paso al miedo y a la incertidumbre. La oposición antisiria denuncia la retirada militar de las fuerzas sirias porque, asegura, han dejado atrás a todos los agentes de los servicios secretos y el país se ha convertido en un coladero de bombas y armas através de zonas fronterizas no controladas. Desde el final de la ocupación de Damasco, cinco destacados opositores anti sirios han sido asesinados en atentados organizados según la policía libanesa con el mismo modus operandi que el ataque que costó la vida a Hariri. La Comisión Independiente de Investigación, nombrada por la ONU para dar con los culpables aún no ha dado nombres. Un informe preliminar concluyó que altos funcionarios libaneses y sirios estaban involucrados en el complot y denunció la falta de cooperación de Damasco. Para el ministro libanés de Justicia, un punto importante es que la investigación de Naciones Unidas reconoce los últimos atentados como parte de una acción concertada. “El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas,- afirma- decidió ampliar el marco de sus investigaciones y además de la muerte de Hariri investigan los demás ataques que han tenido lugar desde octubre de 2004” Pese a la ausencia física de las tropas de Damasco, la influencia siria se deja sentir con fuerza en el terreno político. El movimiento “14 de Marzo”, formado por varios grupos antisirios y liderada por el hijo del primer ministro asesinado, está cada vez más aislado. Saad al Hariri vive en el exilio y no ha conseguido apear de la presidencia al pro-sirio Emile Lahoud. Las fracciones antisirias tampoco presentan una estrategia común, como demuestra el hecho de que el general cristiano Michel Aoun, jefe de un importante grupo parlamentario, se haya unido a los grupos chiíes, considerados como los aliados de Siria en el Líbano.