Última hora

Última hora

Albano-kosovares y serbios inician en Viena las negociaciones sobre el estátus definitivo de Kosovo con posturas enfrentadas

Leyendo ahora:

Albano-kosovares y serbios inician en Viena las negociaciones sobre el estátus definitivo de Kosovo con posturas enfrentadas

Tamaño de texto Aa Aa

Un Kosovo independiente o un Kosovo autónomo. Son las dos posturas enfrentadas, y aparentemente irreconciliables, con las que Pristina y Belgrado inician hoy sus primeras negociaciones directas en 7 años. La ONU apadrina la ronda negociadora que se celebra en Viena y que tiene por objetivo encontrar una solución al estatuto definitivo de la provincia serbia de mayoría albanesa.

La parte albano-kosovar, cuya delegación encabeza el ministro Lutfi Haziri, quiere la independencia y sin cantonizar la provincia en enclaves étnicos. Belgrado, que ve el futuro de Kosovo dentro de Serbia, propone la formación de una entidad política serbia autónoma, con su propia policía y judicatura. Apuesta también por incluir en esa entidad sin continuidad territorial, pero sí institucional, a los centros más importantes de la religión ortodoxa en Kosovo y crear en torno a ellos una zona de protección. Desde el final de los bombardeos de la OTAN en 1999, Kosovo está bajo protección de las Naciones Unidas. El 90 por ciento de la población es de origen albanés y de credo musulmán en su mayor parte. La minoría serbia, cada vez menos numerosa y más marginada, no supera las 100.000 personas. Son de religión cristiana y mantienen fuertes lazos con Belgrado. El nacionalismo yugoslavo históricamente siempre ha reivindicado Kosovo como la cuna cultural de la nación. La guerra, a finales de los años 90, invirtió totalmente la situación en Kosovo. Los serbo-kosovares pasaron de controlar todas las instituciones a vivir confinados en enclaves vigilados por las tropas del contingente internacional. Durante años han tenido que recurrir a la protección de la KFOR para sus desplazamientos.