Última hora

Última hora

Una semana antes de que el OIEA se pronuncie sobre la conveniencia de llevar a

Leyendo ahora:

Una semana antes de que el OIEA se pronuncie sobre la conveniencia de llevar a

Tamaño de texto Aa Aa

Irán ante el Consejo de Seguridad, el gobierno islámico se ha mostrado dispuesto a retomar las negociaciones con la comunidad internacional. No obstante, su ministro de exteriores nos advierte de que eso no significa la renuncia definitiva a enriquecer Uranio. Esta es la entrevista que nos ha concedido Manouchehr Mottaki. En ella sostiene además que la ocupación estadounidense de Irak sólo pretende desestabilizar Oriente Próximo, y que para ello Washington cuenta con la complicidad de Bruselas. EuroNews: Recientemente le hemos escuchado decir que ha llegado el momento de sustituir las amenazas por una verdadera negociación. ¿A que se refería exactamente?

Manouchehr Mottaki: Cuando el pasado mes de septiembre nos entrevistamos con la troika europea en Nueva York, recuerdo que el ex-ministro de Exteriores alemán, Joschka Fischer, dijo tajantemente que la UE no estaba dispuesta a aceptar que Iran produjese su propia tecnología nuclear. Mis palabras hacían referencia aquella reunión. Mi gobierno considera que para llegar a un acuerdo, hay que caminar en otra dirección. EN: Creo que, en principio, la propuesta rusa les parece bastante acertada, aunque quieren algo más. ¿No es así? MM: Si aplicamos esta propuesta será con la intención de poder enriquecer uranio en Irán algún día, y a gran escala. Estamos abiertos al diálogo, y dispuestos a cooperar, pero eso no quiere decir que estemos renunciando definitivamente a producir nuestro propio carburante nuclear, porque ese es nuestro objetivo final. Ahora bien, es cierto que antes pueden darse algunos pasos intermedios. EN: ¿No cree que la retórica anti-israelí, como por ejemplo decir que Israel debe desaparecer del mapa, es contraproducente para alcanzar ese objetivo? MM: El regimen sionista tiene armas nucleares en los territorios palestinos y a nadie parece importarle. Mientras que nosotros siempre hemos dicho que las armas nucleares no forman ni formarán parte de nuestra estrategia defensiva. No sé si está al tanto, pero nuestra religión nos lo prohibe. Como hemos repetido en innumerables ocasiones, el Islam está en contra de las armas nucleares y nosotros lo acatamos escrupulosamente. EN: ¿Cuál es su posición con respecto al terrorismo? ¿Está de acuerdo con la manera de combatirlo que tienen Europa y Estados Unidos? MM: No tenemos ningún problema en cooperar e intercambiar puntos de vista con Europa sobre ese asunto. Pero desafortunadamente Bruselas está siguiendo los dictados de Washington al pie de la letra, sobre todo con respecto a Oriente Próximo. Y eso es un error, como demuestran los últimos acontecimientos ocurridos en los territorios palestinos. EN: ¿Respalda usted a Hamás? MM: Nostros respaldamos los deseos de la población palestina. Y la población palestina ha elegido a sus representantes. Eso eso todo. EN: ¿Que opinión le merce Hezbollah? MM: Hezbollah es un partido político, aunque Estados Unidos y la Unión Europea no lo admiten y quieren imponer su manera de hacer las cosas en Líbano. Yo me pregunto ¿Por qué quieren interferir en sus asuntos internos?. EN: Quizá porque forma parte de su estrategia para combatir el terrorismo ¿No le parece? MM: Quizá. Pero nosotros no consideramos como terrorista a un grupo que está luchando contra la ocupación sionista de su territorio. Creo que deberíamos sentarnos juntos y definir de nuevo el término terrorismo porque Irán también está en contra de los terroristas. Le recuerdo que nosotros estábamos en contra de los talibán cuando Estados Unidos y sus aliados les apoyaron en Afganistán. EN: Y con respecto a Irak, ¿no le parece que Teherán debería cooperar de alguna manera con Washington, ya que ambos gobiernos respaldan a las organizaciones chiíes? MM: Nosotros respaldamos a la población iraquí en su conjunto. No sólo a los chiíes. También a los suníes, a los kurdos y a los turcomanos, porque todos ellos son iraquíes. Así que estamos a favor de la transición política que se está llevando a cabo en el país. También respetamos al gobierno que ha salido de las urnas, porque nuestros países son vecinos y queremos mantener unas relaciones fluídas con ellos. Pero no estamos en absoluto de acuerdo con que la ocupación continúe, ya que consideramos que no favorece ni a la población iraquí ni a la población del resto de los países que integran la región. Desde nuestro punto de vista no tiene sentido continuar con una misión que en vez de garantizar la seguridad y la estabilidad en la zona, está haciendo todo lo contrario. Y un ejemplo que lo ilustra perfectamente es lo que está ocurriendo ahora en el sur de Irán.