Última hora

Última hora

Un asunto de seguridad nacional

Leyendo ahora:

Un asunto de seguridad nacional

Tamaño de texto Aa Aa

En eso se ha convertido la toma de control por parte de un operador portuario de Dubai de seis grandes puertos estadounidenses. La operación, la compra de la antigua concesionaria, la británica P&O por parte de la Dubai Ports World, ha puesto en pie de guerra a la oposición en el Congreso e incluso a un sector del Partido Republicano del presidente Bush, que ha conseguido, al menos, que la compañía posponga la operación hasta reunirse con la Administración estadounidense. Un George Bush que este jueves volvía a defenderse de las críticas. “El control de estos puertos, ya operados por una compañía extranjera – recordaba en relación a la británi&a P&O- va a pasar a otra empresa extranjera y nadie debe preocuparse por la seguridad. No habríamos permitido esta operación si estuviésemos preocupados por la seguridad de Estados Unidos”.

Las protestas comenzaron, de hecho, en el campo republicano. El testigo lo recogió el jueves el Partido Demócrata que califica el convenio de “amenaza” elevando el tono de la crítica. Para la senadora Hillary Clinton, “si en el 11-S faltó imaginación y en la crisis del huracán Katrina, iniciativa, este proceso refleja falta de juicio. En la situación actual – sentenció – la seguridad portuaria es demasiado importante para ser tratada con tal arrogancia”.

Por su parte, Dubai Ports World ha aclarado que, si bien pospone la operación, no piensa abandonarla y ha añadido que los seis puertos en cuestión, entre ellos los de Filadelfia, Newark o Nueva York, representan tan sólo un 10% del total de terminales cuyo control asumirá.