Última hora

Última hora

Irak: entre guerra civil y luchas por el poder

Leyendo ahora:

Irak: entre guerra civil y luchas por el poder

Tamaño de texto Aa Aa

Semanas después del ataque contra la mezquita de Samarra, Irak intenta volver a las negociaciones políticas, pero un clima de guerra civil se ha instalado en el país.

El ataque contra uno de los lugares sagrados de los chiíes fue el primer eslabón de una cadena infernal de atentados y represalias que se ha saldado con más de mil muertos. Las negociaciones para la formación de un nuevo gobierno están más que nunca en la cuerda floja. La mayoría chií controla el poder desde su triunfo electoral, pero los suníes se niegan a desarmar sus milicias armadas, que en los últimos días han protagonizado violentos incidentes en el país. Pese a la situación que se vive sobre el terreno, el secretario de Defensa estadounidense, Donald Rumsfeld, considera que no se puede hablar de guerra civil. “Actualmente asegura no hay una guerra civil en Irak, pero siempre ha habido posibilidades de que la hubiera, ya que el país se mantenía unido por un régimen represivo que llevó a cientos de miles de seres humanos a las fosas comunes”. Desde el principio de la ocupación estadounidense, las milicias cercanas a los diferentes partidos políticos representan el principal foco de resistencia al proceso democrático. Sus acciones se intensifican en periodo electoral, como el pasado octubre antes del referendum constitucional y en diciembre antes de las legislativas. Este domingo, el país pasará una nueva prueba de fuego, ya que el Parlamento debe elegir un nuevo presidente y dotarse de un nuevo gobierno. Jalal Talabani, de origen kurdo, parece el mejor situado para garantizar el equilibrio entre las diferentes etnias, cada vez más opuestas por la violencia en las calles. El chií Ibrahim al-Jaafari, por su parte, aspira a renovar su mandato de primer ministro pese a la oposición de parte de los chiíes, y de suníes y kurdos. Según los analistas, en la elección de los dos próximos líderes iraquíes pesaráel apoyo de Moqtada al Sadr, clérigo chií que goza de una importante influencia en el Parlamento y cabecilla del temido Ejército de Mehdi.