Última hora

Última hora

El modelo multicultural holandés en tela de juicio

Leyendo ahora:

El modelo multicultural holandés en tela de juicio

Tamaño de texto Aa Aa

Theo Van Gogh no era muy conocido internacionalmente antes de su muerte, pero su asesinato desencadenó un debate sobre la validez del modelo de sociedad multicultural dentro y fuera de las fronteras holandesas

Theodor Holman trabajó con Van Gogh durante veinte años. Su brutal muerte, asegura, abrió una caja de pandora. “En aquel momento, había una inseguridad enorme, te podían atacar en cualquier momento. La libertad de expresión desapareció completamente, no es que prohibieran decir ciertas cosas, es que no te atrevías a decir lo que querías. El asesinato de una sóla persona marcó aquí en Holanda el colapso de toda una sociedad.” La reacción fue inmediata. Los incendios de mezquitas para vengar al cinesta se sucedieron, al igual que las pintadas contra la población islámica. Dos años después, queda el debate sobre la validez del modelo holandés de integración del que se han apropiado los partidos xenófobos y nacionalistas,como la formación heredera de la del fallecido Pim Fortuyn. En las municipales del martes pasado, consideradas un test para las legislativas del año que viene, los democristianos del primer ministro Jan-Peter Balkenende sufrieron un serio varapalo al que contribuyó significativamente el voto de los inmigrantes. Los populistas perdieron terreno en los feudos conquistados en 2002. Los inmigrantes representan más del diez por ciento de la población holandesa. Hasta 2003 su crecimiento demográfico era constante. Posteriormente, las condiciones para asentarse en el país se endurecieron. De los 16 millones de personas que viven en Holanda, un millón setecientos mil son inmigrantes. Turcos y marroquíes son los más numerosos. Pese a una cierta mejoría en la última década, el índice de paro de los inmigrantes es de tres a cuatro veces más elevado que para los holandeses. Además, generalmente sólo tienen acceso a los trabajos peor remumerados debido a otro de los problemas recurrentes: la falta de escolarización. Ila Kassem, presidente de una asociación islámica: “Hablamos de problemas que afectan a los jóvenes, de los problemas que sufren los niños. Aunque muchos han nacido aquí, van siempre retrasados con el idioma y eso se nota en los resultados escolares” Y sin embargo, el modelo social holandés ha entrañado una creciente participación de los inmigrantes en la vida social del país. La comunidad turca ha creado más de mil asociaciones, y su participación en las elecciones, por ahora a escala municipal, está en pleno auge.