Última hora

Última hora

El centro-izquierda asume el reto de gobernar sin una gran mayoría

Leyendo ahora:

El centro-izquierda asume el reto de gobernar sin una gran mayoría

Tamaño de texto Aa Aa

Ha sido la respuesta unánime de la coalición vencedora al ofrecimiento de Silvio Berlusconi de formar un gobierno de unidad nacional. Si primero fue el líder de la Unión, Romano Prodi, quién rechazo tal posibilidad, horas después, en televisión y en pleno prime time, el secretario de la Democracia de Izquierda, Piero Fassino, afirmaba que “se debe asumir la responsabilidad de gobernar incluso con un margen de maniobra reducido. Vamos – añadió – a debatir como se hace en cualquier parlamento buscando el consenso con la oposición, pero la última palabra será la nuestra, la de la mayoría”.

El todavía primer ministro, Silvio Berlusconi, sorprendió ayer con su proposición de formar una gran coalición al actual modelo alemán. Para el líder de la “Casa de las Libertades”, es la única solución para evitar “un país dividido”. “Es el momento – añadió Il Cavaliere – de tomar ejemplo de otros países y unir nuestras fuerzas para gobernar desde la concordia”. El ofrecimiento de Berlusconi contrasta con su negativa a aceptar la derrota. Su coalición ha denunciado, de hecho, numerosas irregularidades, sobre todo en el voto emigrante. A ese respecto denuncia la desaparición de más de 30.000 papeletas depositadas en Suiza y que se habrían extraviado en su camino a Italia. Dos días de elecciones y dos noches de deliberaciones no parecen haber resuelto gran cosa. La prensa agota sus tiradas aprovechando el filón electoral. Un maratón que amenaza con no resolverse hasta la designación del nuevo primer ministro a finales de mayo.