Última hora

Última hora

Hamas y Al Fatah cada vez más alejados

Leyendo ahora:

Hamas y Al Fatah cada vez más alejados

Tamaño de texto Aa Aa

Tres meses después de la victoria electoral de Hamas, las divisiones entre el presidente Mahmoud Abbas y el gobierno de Ismail Haniye se han acentuado en las últimas horas.

En enero, el presidente asumió la derrota electoral de Al Fatah, su partido, y prometió que respetaría la voluntad de los palestinos pese a la presión internacional.

Un pacto que rompió el pasado viernes al imponer su veto al nombramiento de Yamal Abu Samhadana,ex jefe de las milicias de Hamas, como nuevo responsable policial en Gaza.

El gesto de Abbas, encaminado a tranquilizar a una comunidad internacional cada vez más desconfiada frente al nuevo poder palestino, ha sido percibido por Hamas como un intento de Al Fatah de perpetuar su control sobre las fuerzas de seguridad en Gaza, acusadas de corrupción.

Desde Damasco, el jefe del buró político de los fundamentalistas, Jaled Mechaal, acusó a Abbas de promover un “complot” para que su partido, Al Fatah, recupere el Gobierno.

Aunque el mismo Samhadana salía al paso de la tormenta provocada asegurando que “los servicios de seguridad y las distintas facciones deberían unirse en una sola trinchera, violencia y tensión han reinado durante todo el fin de semana en Gaza.

El sábado, los enfrentamientos entre estudiantes afiliados a Al Fatah y miembros de Hamas dejaron medio centenar de heridos en la Universidad de Gaza.

El domingo, horas después del anuncio de importantes recortes en el presupuesto destinado a sanidad a causa del bloqueo de las ayudas internacionales, hombres armados invadieron las oficinas del ministerio de Sanidad en Gaza.

La política de aislamiento decidida por Estados Unidos y la Unión Europea amenaza con profundizar las divisiones en el seno de la ANP.

Aunque Abbas sigue siendo el único interlocutor válido para la comunidad internacional, varios movimientos armados se oponen a su política de diálogo con Israel.

El 18 de abril, un día después del atentado de Tel Aviv, la condena del ataque por parte de Abbas fue muy criticada por cuatro movimientos, que sostuvieron que el suicida actuó en defensa propia.