Última hora

Última hora

Chernóbil sigue matando

Leyendo ahora:

Chernóbil sigue matando

Tamaño de texto Aa Aa

Un malogrado experimento para mejorar la seguridad de Chernóbil desató hace hoy 20 años la mayor catástrofe nuclear civil de la Historia. Tras sufrir una cadena de explosiones, el reactor número 4 de la central expulsó a la atmósfera una cantidad de material radiactivo equivalente a cientos de bombas atómicas. Ese mismo día, la radiación mató a 31 personas, entre bomberos y operarios de la planta.

Durante semanas, los famosos liquidadores una legión de 600.000 bomberos, militares y voluntarios combatieron la radiación en condiciones “paupérrimas”, la mayoría sin casco ni trajes ignífugos. Desde entonces, cerca de 100.000 lo han pagado con su vida. El secretismo soviético agravó la situación en Europa. Durante 2 días guardó silencio, pero terminó por admitir el accidente después de que una gigantesca nube radiactiva se extendiera sembrando la alarma por casi todo el continente europeo. Para minimizar la gravedad de la catástrofe, Kiev mantuvo la celebración anual del 1 de mayo, uno de sus escaparates ante el mundo. Hombres, mujeres y niños fueron obligados a desfilar a pesar de que sobre la ciudad soplaba viento radiactivo. Sólo después de este acontecimiento se procedió a establecer una zona de exclusión en un radio de 30 Km alrededor de la planta: 164.000 personas fueron evacuadas. A día de hoy, las consecuencias de la explosión son aún difíciles de evaluar. Ucrania reconoce que la lluvia radiactiva afectó a más de 2,5 millones de sus ciudadanos. Rusia admite 2 millones de afectados y Bielorrusia 1,7 millones. Todos coinciden en que Chernóbil sigue matando.