Última hora

Última hora

Once millones de clandestinos viven "la pesadilla americana"

Leyendo ahora:

Once millones de clandestinos viven "la pesadilla americana"

Tamaño de texto Aa Aa

Arizona, cerca de la frontera con México. La policía intercepta a un grupo de inmigrantes. Una escena cotidiana en este estado sureño donde una sola patrulla detiene una media de dos mil sin papeles al día. Cada uno de ellos ha pagado entre 800 y 1600 euros para alcanzar Eldorado estadounidense.

El Acuerdo de Libre Comercio entre Estados Unidos, México y Canadá no ha logrado contener el fenómeno. Es más, las dificultades del recorrido les ha sedentarizado, y una vez que terminan un contrato, ya no vuelven a su país.

Estados Unidos se encuentra así con al menos 11 millones de inmigrantes ilegales, de los que 8,7 millones son latinoamericanos. La mayoría se asientan en los estados del sur, donde los latinos representan más del 15 por ciento de la población.

Allí satisfacen la demanda de mano de obra poco cualificada en trabajos que los estadounidenses no quieren hacer, como el servicio doméstico, la construcción, la agricultura o la hostelería.

Una mano de obra barata que permite a los estadounidenses comprar bienes y servicios a bajo coste.

Los empresarios aprovechan la situación, los sindicatos no acaban de aceptarla y la derecha del Partido republicano se opone radicalmente.

La inmigración ilegal divide al país, y en determinados estados como Arizona, se han votado leyes para excluir a los sin papeles de los servicios sociales. El congresista Russel Pearce:

“Ha llegado la hora de que América se levante y diga basta. No podemos permitir que los ilegales destruyan nuestra sanidad, nuestro sistema educativo, nuestra justicia y nuestros barrios”

Las asociaciones de inmigrantes han hecho un llamamiento para combatir lo que califican de histeria anti-inmigrantes y denuncian la criminalización de millones de indocumentados que trabajan día a día para contribuir al crecimiento de Estados Unidos.