Última hora

Última hora

La oposición francesa exige la dimisión de Villepin por el "watergate francés"

Leyendo ahora:

La oposición francesa exige la dimisión de Villepin por el "watergate francés"

Tamaño de texto Aa Aa

Dominique de Villepin bate todos los récords de impopularidad. A estas horas sólo 2 de cada 10 franceses confían en su Primer ministro. Debilitado ya por la crisis del Contrato Primer Empleo, el jefe del ejecutivo está inmerso ahora en un escándalo bautizado ya como el “watergate francés”.

Es el caso Clearstream, una oscura trama político-judicial, con muchos interrogantes en la que todos los caminos llevan a Matignon. Hoy la prensa abre en portada con el Primer ministro francés. Algunos diarios evocan su posible dimisión, otros desmienten las versiones dadas en días anteriores. Como Le Figaro. En sus páginas, el antiguo pilar de los servicios secretos galos, el general Rondot, niega haber dicho a los jueces que instruyen el caso, que Villepin le diera la orden de espiar a Nicolas Sarkozy en 2004. A Villepin le piden explicaciones en todos los frentes. Por ahora, el Primer ministro niega que él sea el instigador de una conspiración encaminada a cortar por lo sano las aspiraciones presidenciales del ministro del Interior Sarkozy desacreditándole al implicarle en una trama de comisiones ilegales a través de la sociedad luxemburguesa Clearstream. La inocencia de Sarkozy está probada. La de Villepin, en cambio- y también la de su protector, el propio Chirac- aún tienen que demostrarse.