Última hora

Última hora

Carlo Azeglio Ciampi, un presidente modelo

Leyendo ahora:

Carlo Azeglio Ciampi, un presidente modelo

Tamaño de texto Aa Aa

Carlo Azeglio Ciampi fue elegido hace siete años con un amplio apoyo parlamentario.
Este antiguo ministro del Tesoro y Presupuesto permitió a Italia acceder a la moneda única, lo que le valió el respeto de toda la clase política. Su rigor e independencia suscitaron un amplio consenso que le catapultó, el 13 de mayo de 1999 a la presidencia de la república italiana.
 
A diferencia de sus predecesores, 707 votos sobre 990 bastaron para su elección en la primera vuelta.
 
El presidente es elegido por un colegio electoral donde están representadas las dos cámaras. De un total de 1010 legisladores,  630 son diputados, 322 senadores y 58 representan a las regiones.
 
El voto es secreto y es necesaria una mayoría de dos tercios para que la elección sea válida.
 
Si esta mayoría no es alcanzada durante las tres primeras votaciones, entonces, una mayoría absoluta, de 506 votos bastará  a partir de la cuarta votación.
 
Una vez elegido, el Presidente desempeña una función honorífica, cargo que Ciampi supo revitalizar al servir de modelo de concordia entre las diferentes sensibilidades italianas. Restableciendo el desfile militar del aniversario de la república, Carlo Azeglio Ciampi alió en un mismo gesto simbólico a la oposición, presente en la tribuna, y a los pacifistas, a través del desfile de las tropas en misión de paz.
 
 
El jefe del Estado tiene el poder de nombrar al Primer ministro y de disolver el Parlamento.
Sus competencias legislativas le atribuyen el poder de reenviar delante del Parlamento aquellas leyes que juzgue anticonstitucionales o contrarias al presupuesto.  Dos veces ha hecho valer su papel de guardian de la Constitución, una en diciembre del 2003 con la ley de medios de comunicación y otra en diciembre del 2004 con la reforma de la justicia.
 
Fue galardonado con el premio CarloMagno en el 2005. Carlo Azeglio Ciampi ha rechazado un segundo mandato pese a su enorme popularidad, por considerar que convertiría la institución en una monarquía republicana.