Última hora

Última hora

Fútbol y prostitución, las asociaciones feministas se alarman ante las derivas que puede suscitar la Copa del Mundo

Leyendo ahora:

Fútbol y prostitución, las asociaciones feministas se alarman ante las derivas que puede suscitar la Copa del Mundo

Tamaño de texto Aa Aa

Dentro de un mes comenzará la Copa del Mundo de fútbol. Un evento que puede beneficiar
un incremento de la prostitución, que en Alemania es légal.
Algunos promotores aprovechan la cercanía de los estadios para instalar nuevos burdeles
como es el caso de Pascha, el mayor prostíbulo de Europa. Su propietario ha hecho venir más prostitutas a este establecimiento de Colonia.

“Esperamos que habrá mucha gente. Gran parte de los espectadores vendrán a Colonia y serán clientes nuestros, por eso nos preparamos.”

Según las asociaciones de lucha contra la prostitución, unas cuarenta mil mujeres podrían ser forzadas a venir a prostituirse en Alemania. Y creen que, pese a las garantías sanitarias y policiales que gozan las prostitutas legales desde enero del 2002, la demanda creciente acarreará un ejercicio ilegal sin precedentes.

Para sensibilizar la opinión pública, varias campañas publicitarias arremeten contra la prostitución forzada. “Tarjeta roja” debutó a principios de marzo de la mano del Consejo nacional de Mujeres. La federación alemana de fútbol se compromete también.
El Parlamento Europeo ha organizado un seminario bajo el lema: “Tarjeta roja a la prostitución forzada”.
Las profesionales del sexo tendrán acceso a un servicio telefónico de ayuda, ésta y muchas otras iniciativas que no condenan el
el ejercicio de la prostitución legal. Algo que Suecia se ha planteado y ha pedido que Alemania suspenda la legalización de la prostitución durante la copa del mundo.

El ministro de justicia Thomas Bodstroem justica esta petición

“Hay mucho dinero en juego para dejar que personas deshonestas aprovechen del sistema para explotar a jovencitas.”

Angela Merkel en su reciente visita a Estados Unidos se enfrentó a las críticas de un congresista norteamericano que pidió que Alemania sea clasificada entre los países que permiten el tráfico de mujeres si la canciller alemana no ilegaliza la prostitución.