Última hora

Última hora

Las izquierdas de suramérica

Leyendo ahora:

Las izquierdas de suramérica

Tamaño de texto Aa Aa

Hugo Chávez en Venezuela, Lula da Silva en Brasil, Evo Morales en Bolivia, Tabaré Vazquez en Uruguay, Michelle Bachelet en Chile; el péndulo político en Sudamérica se inclina hacia la izquierda.

La tendencia se confirma en Perú, donde Ollanta Humala se ha impuesto en la primera vuelta de las presidenciales. En México, izquierda y derecha tienen prácticamente las mismas posibilidades de imponerse en las presidenciales del próximo dos de julio. En total, la izquierda o más exactamente las izquierdas podrían dominar el ochenta por ciento del continente. Los expertos pronostican que Nicaragua, Perú y Ecuador se subirán al carro de una izquierda tan dispar como enfrentada.

La ideología de Hugo Chavez poco tiene que ver con la de Lula da Silva. El discurso del presidente venezolano es radical, con tintes populistas y su política abiertamente nacionalista. Su homólogo brasileño, centrista, defiende opciones presupuestarias más ortodoxas encaminadas a atraer para atraer a los inversores y busca la forma de insertar la economía nacional en la globalización.

La nacionalización de los hidrocarburos bolivianos, ha aumentado unos palmos el muro ideológico que separa a las izquierdas suramericanas. La medida ha sido criticada con dureza por los presidentes de Brasil, Argentina y Chile, que han lamentado públicamente que no haya habido más concertación entre los compañeros de la izquierda.

Pero en el hetereogéneo club de la izquierda latinoamericana, tampoco faltan los que prefieren negociar con Washington, es el caso del uruguayo Tabaré Vazquez, que ha negociado un acuerdo de libre intercambio con Estados Unidos y está considerando la posibilidad de dar portazo a Mercosur.

Unos se van y otros llegan. Perú acaba de incorporarse al eje anti-imperialista el Alba, la alternativa bolivariana para las américas, un proyecto decidido en la Habana y que cuenta con el apoyo activo de Evo Morales.

El petróleo es el factor aglutinante de lo que Chávez denomina “La Santísima Trinidad Revolucionaria”.