Última hora

Última hora

Presidente Chen: "Taiwán no es una parte de China, ni tampoco es su súbdito"

Leyendo ahora:

Presidente Chen: "Taiwán no es una parte de China, ni tampoco es su súbdito"

Tamaño de texto Aa Aa

Chen Shui-bian, presidente de Taiwán, recibe a EuroNews para hablar sobre sus condiciones ante una eventual negociación con China, el papel de la Unión Europea en la región y los esfuerzos de Taipéi por convertirse en observador de la Organización Mundial de la Salud.

EuroNews:

“Señor presidente, gracias por recibirnos. Enfrentados con una potencia económica y comercial como la República Popular China, ¿Con qué tipo de argumentos y apoyos cuenta usted para defender su país?”

Chen Shui-bian:

“Lo más importante es mantener la identidad y la conciencia de Taiwán. Taiwán no es una parte de China, no es su súbdito. Además, debemos mantener la independencia económica de Taiwán y evitar una dependencia excesiva con respecto a China. De todas formas, mientras las empresas mantengan sus raíces, sus oficinas centrales, sus bases y sus centros de investigación y desarrollo en Taiwán, podremos seguir considerando al mercado chino como una pieza de nuestra amplia estrategia para defender la identidad de Taiwán al tiempo que garantizamos su apertura al mundo”

EuroNews:

“Usted ha sugerido que tiene voluntad de hablar con China si ésta emprende reformas democráticas. ¿A qué tipo de reformas se refiere?”

Chen Shui-bian:

“En primer lugar, China debe abandonar el totalitarismo del Partido Comunista. También debe establecer un sistema democrático auténtico que proteja la libertad religiosa de los ciudadanos, la libertad de opinión, la libertad de prensa e Internet, así como la libertad de reunión y asociación. En tercer lugar China debe dejar de presionar a Taiwán en la escena internacional, y esto incluye la diplomacia, la política, la economía y el ejército.

En cuarto lugar, debe parar la preparación y las tentativas del uso de la fuerza contra Taiwán, retirando los misiles que nos apuntan, y revocar la ley anti-secesión, que nos amenaza con acciones militares si declaramos la independencia. En quinto lugar, la República Popular China debe respetar la libre opción y las decisiones de los 23 millones de habitantes de Taiwán.

Si China cumple todas estas condiciones, entonces un día tal vez, los ciudadanos de Taiwán puedan dejar de rechazar la idea de culminar la reunificación”.

EuroNews:

“Algunos críticos afirman que la Unión Europea ha adoptado una “posición tibia” con respecto a Taiwán. ¿Comparte esta opinión? ¿Qué espera de la Unión Europea para que ésta mejore las relaciones con su país?”

Chen Shui-bian:

“Nosotros damos mucha importancia a la existencia de una relación amistosa y pragmática entre la Unión Europea y Taiwán. Podemos ser aliados importantes en muchos asuntos, especialmente en la economía, la industria y la cooperación comercial, basada en la creencia común sobre los valores de la democracia, la libertad, los derechos humanos y la paz.

El Parlamento Europeo ha aprobado muchas resoluciones exigiendo que las tensiones entre los territorios que separa el estrecho de Taiwán sean resueltas de forma pacífica a través del diálogo, y no mediante el uso de la fuerza o de medios no pacíficos.

Además, el Parlamento Europeo ha aprobado también muchas resoluciones apoyando los deseos de Taiwán para convertirse en observador de la Asamblea Mundial de la Salud, y para participar en actividades relacionadas con la Organización Mundial de la Salud.

En 2001 la organización “Liberal International” decidió concederme su Premio a la Libertad. En principio, la ceremonia de entrega iba a celebrarse en Dinamarca, pero el gobierno danés rechazó concederme el visado. Así que la ceremonia tuvo que celebrarse en Estrasburgo, en Francia. Aún así, el gobierno francés rechazó darme el visado.

Creo que es una enorme ironía que los miembros de la Unión Europea no me autorizaran a ir a Estrasburgo, donde se encuentra el Parlamento Europeo, para recibir el Premio a la Libertad, considerando el hecho de que los miembros de la Unión han defendido siempre los principios de libertad, democracia, derechos humanos y paz”.

EuroNews:

“Usted ha mencionado que su país está haciendo esfuerzos para convertirse en un observador de la Organización Mundial de la Salud. ¿Por qué cree que Taiwán merece ese estatus?”

Chen Shui-bian:

“Está claro que temas como la sanidad y la prevención de las enfermedades trascienden de las fronteras nacionales. Los 23 millones de ciudadanos de Taiwán no deben ser privados de su derecho fundamental a la salud, esto no debe ser de ninguna manera ignorado ni limitado.

Taiwán no puede quedar al margen de los esfuerzos globales de prevención de enfermedades. Mi país no debe ser aislado de esta red de prevención. Ni siquiera pedimos ser un miembro formal de la Organización Mundial de la Salud. Sólo pedimos humildemente convertirnos en observadores en la Asamblea Mundial de la Salud en calidad de “entidad sanitaria”.

Hemos intentado en vano ser admitidos durante los últimos años. Con éste hace ya una década que lo intentamos, pero aún seguimos pidiendo la admisión. Taiwán espera convertirse en observador de la Asamblea Mundial de la Salud, algo que no tiene que ver con el tema de nuestra soberanía, y que no tiene relación con la política de una “China única” impulsada por Pekín. Si tenemos en cuenta que incluso la Organización para la Liberación Palestina y que el Ejército de la Soberana Orden de Malta pueden convertirse en observadores de la Asamblea, ¿por qué entonces los 23 millones de taiwaneses no tienen derecho a serlo?”