Última hora

Última hora

Los puntales del Gobierno Prodi

Leyendo ahora:

Los puntales del Gobierno Prodi

Tamaño de texto Aa Aa

El hombre fuerte de este gobierno es sin duda Massimo D’Alema, presidente de los Demócratas de Izquierdas, herederos del viejo Partido Comunista Italiano.

El nombre del nuevo Vicepresidente y jefe de la diplomacia italiana había circulado como candidato a la presidencia del Congreso y después a la de la República.

D’Alema conoce bien los entresijos del poder, ya que sustituyó a Prodi en 1998 cuando fracasó su Ejecutivo.

Primer ex comunista en el Palazzo Chigi, D’Alema se sumó a la campaña estadounidense en Kosovo. Ahora, como titular de Exteriores tendrá que ocuparse de asuntos como la vuelta del contingente italiano a Irak.

Prodi ha reservado el ministerio del Interior para un hombre de su confianza: Guiliano Amato, un independiente sin partido.

Ex miembro del desaparecido Partido Socialista italiano, Amato fue número uno del Gobierno en dos ocasiones, de junio de 1992 a abril de 1993, y de abril de 2000 a mayo de 2001.

El técnico y poco marcado políticamente Tommaso Padoa-Schioppa, es el nuevo titular de la cartera de Economía.

Su triple experiencia en el seno de la Comisión Europea, del Banco de Italia y del Banco Central Europeo le hacen el candidato perfecto para tranquilizar a Bruselas y a los mercados internacionales sobre la capacidad de Italia para sanear sus maltrechas finanzas.

Los menos satisfechos con el reparto de carteras de Prodi son los socialistas y radicales de La Rosa en el Puño. Su líder, Emma Bonino, ha sido nombrada ministra sin cartera en Asuntos Comunitarios con competencias en Comercio Internacional, aunque aspiraba al ministerio de Defensa.

Una opción rechazada por los comunistas por el apoyo de la eurodiputada a la guerra en Irak.