Última hora

Última hora

"El código Da Vinci" monopoliza la atención en la jornada inaugural de Cannes

Leyendo ahora:

"El código Da Vinci" monopoliza la atención en la jornada inaugural de Cannes

Tamaño de texto Aa Aa

La alfombra roja del Festival de Cine de Cannes, el más grande e importante del mundo, ha comenzado a soportar las pisadas de las estrellas, comenzando por las del jurado. Entre las estrellas más esperadas figuraban los protagonistas de la película estadounidense ‘El código Da Vinci’, que este año tiene el honor de abrir el certamen fuera de concurso con un estreno mundial a bombo y platillo antes de su llegada a las salas comerciales el próximo viernes.

Allí estaba todo el equipo de la superproducción: el autor de la novela, Dan Brown, el protagonista Tom Hanks, o los franceses Audrey Tautou y Jean Reno. El estreno de la película más esperada del año ha sigo acogido con frialdad, cuando no desprecio, por la crítica. Los principales periódicos de referencia en Hollywood la han calificado de “siniestra”. Aunque sus distribuidores ven en esta mala publicidad una manera de que se siga hablando de “El Codigo da Vinci”.

El maestro de ceremonias de la ceremonia de apertura ha sido el actor francés Vincent Cassel que ha aprovechado para hacer un elogio a la mezcla cultural que hay en Francia, en el día de la aprobación del nuevo proyecto de ley de Inmigración.

Cassel ha dado paso al presidente del jurado, el cineasta chino Wong Kar Wai, que con sus ya legendarias gafas negras ha dicho llegar a Cannes “sin ideas preconcebidas, sin preferencias por un país u otro, sin adherirme a ninguna causa”.

En un ambiente embelesado por un recital de ópera italiana, ha subido al escenario una legenda del cine norteamericano: Sidney Poitier, actor de numerosas películas de los años sesenta y setenta, como “Calor en la noche”, que ha sido el encargado de dar el pistoletazo de salida a diez días de actividad cinematográfica febril.