Última hora

Última hora

Primeras voces contra la Ley Sarkozy en el día de su aprobación en la Asamblea

Leyendo ahora:

Primeras voces contra la Ley Sarkozy en el día de su aprobación en la Asamblea

Tamaño de texto Aa Aa

“La Asamblea Nacional ha aprobado una política que nos hace retroceder treinta años”. La frase, parte del comunicado emitido por la organización Movimiento Contra el Racismo, resume el sentir de la oposición francesa al Proyecto de Ley de Inmigración aprobado ayer por la cámara baja. Unas decenas de manifestantes se han concentrado frente a la Asamblea mientras se realizaba la votación.

Dentro, Nicolas Sarkozy realizaba una encendida defensa del texto impulsado por él mismo: “Inmigración escogida, lo siento, yo asumo mis elecciones”, decía Sarkozy. Añadía que Francia “ya no puede ser generosa” y que “es mejor una inmigración escogida que una inmigración sufrida”.

La norma, aprobada sólo con los votos de la coalición gobernante, la conservadora UMP, restringe la concesión del permiso de residencia en Francia. Ahora de camino al Senado, el proyecto limita los derechos de reagrupamiento familiar y trata de luchar contra los matrimonios de conveniencia obligando a convivir tres años antes de obtener la tarjeta de residencia y retirándola en caso de divorcio.

El diputado socialista Henri Emmanuelli decía irónico que la “inteligente idea del señor Sarkozy” es que después de que “un país pobre haya gastado dinero en educar a un joven, nos lo traigamos aquí. Es una estupidez total”. Según el socialista esto significa quitar posibilidades de desarrollo a ese país y aumentar la presión de la inmigración clandestina.

Al grito de “racista” o “persona non grata”, esta es la calurosa actitud con la que algunos centenares de personas recibieron a Sarkozy, horas después de la votación, en su viaje a Mali. En la calle y también en el Parlamento, donde veinte diputados malíes han rechazado la visita del ministro del Interior francés por considerarla una provocación. Sarkozy ya está en África para explicar su Ley a los países emisores de inmigrantes.