Última hora

Última hora

EE.UU en aprietos por la matanza de Haditha

Leyendo ahora:

EE.UU en aprietos por la matanza de Haditha

Tamaño de texto Aa Aa

En Irak la masacre de Haditha también pone en aprietos al Pentágono y amenaza con convertirse en un escándalo más grave que el de Abu Graib.Una investigación administrativa, a punto de publicarse, podría confirmar que los marines implicados y sus superiores inmediatos intentaron ocultar los hechos que condujeron a la matanza.

En paralelo una investigación criminal, también del Pentágono, establece en sus conclusiones preliminares que el 19 de noviembre de 2005, veinticuatro civiles murieron tiroteados por un grupo de marines en una operación que duró cinco horas.El vídeo que un joven superviviente de la masacre entregó a la revista Time Magazine en marzo
mostró una realidad muy diferente. Algunas de las víctimas, entre ellas mujeres y niños pertenecientes a dos familias, fueron asesinadas en sus propias casas a sangre fría. Cinco hombres fueron abatidos cerca de un taxi.

Según la primera versión oficial, una bomba contra una patrulla estadounidense causó la muerte a un marine y a varios civiles iraquíes. Posteriormente, una segunda versión estipuló que los civiles murieron durante un tiroteo entre la patrulla y los atacantes. Las mujeres y los niños fallecidos se consideraron “daños colaterales” de la operación. Confrontados a las revelaciones de la prensa, los responsables militares abrieron una investigación criminal.

Todos los indicios ponen en entredicho la actuación del Ejército en la matanza. El congresista demócrata John Murta no esconde su ira: “No sabemos hasta dónde remonta la cadena de responsabilidades, no sabemos si llega al general Peter Pace. ¿Cuándo supo lo que estaba sucediendo? ¿Fue él quién ordenó que se ocultasen los hechos o quién dio la orden? Estoy seguro de que no fue él, pero si no fue él ¿quién dijo: no vamos a publicar esto y tampoco vamos a investigarlo?”

Sea como fuere, la masacre de Haditha es otro golpe a la presencia de las tropas estadounidenses en Irak. Para las asociaciones de defensa de los derechos humanos, se trata pura y simplemente de un crimen de guerra.