Última hora

Última hora

Milinkevich: "El apoyo ruso es crucial para la oposición bielorrusa"

Leyendo ahora:

Milinkevich: "El apoyo ruso es crucial para la oposición bielorrusa"

Tamaño de texto Aa Aa

EuroNews ha recibido en París a Alexandre Milinkevich, líder de la oposición Bielorrusa. En las elecciones presidenciales del pasado marzo obtuvo el 6% de los apoyos según fuentes oficiales. Sin embargo, fuentes independientes señalan que al menos un tercio del electorado votó por el líder de la oposición unida.

Sus partidarios denunciaron fraudes masivos y organizaron protestas callejeras a las que el régimen de Lukashenko respondió con represalias. Milinkevich pasó dos semanas en la cárcel. De nuevo en libertad, cuenta a EuroNews sus proyectos de lucha para la democratización de Bielorrusia.

EuroNews: Bienvenido a EuroNews. ¿Cuál es el objetivo de su visita a Francia?

Milinkevich: He sido invitado por la asamblea parlamentaria de la OTAN que está examinando diversos asuntos bielorrusos y ucranianos. Hemos hablado de la situación en Bielorrusia tras las elecciones, y de las perspectivas de democratización en nuestro país.

EuroNews: Después de los comicios, usted fue detenido. Se habla de represalias masivas en Minsk. ¿Cuál es el análisis de la situación tras las elecciones?

Milinkevich: El gobierno no se esperaba el éxito de la oposición en las elecciones, yo diría más bien “pseudos elecciones” presidenciales. Un número considerable de gente nos dio su apoyo. Comencé con unos resultados que iban del 1,5% al 2%. Pero según los datos de los que disponemos, en las elecciones obtuve una tercera parte de los apoyos. Evidentemente, el poder no esperaba ese resultado, y reaccionó aplicando una política de represión. Mil personas, según nuestras informaciones incluso más, fueron detenidas. Eran detenciones administrativas de siete, diez o quince días. Los que mandan han ido perdiendo paulatinamente el contacto con la población, incluso con quienes les apoyaban antes.

EuroNews: Usted se presentó a las elecciones como líder de una oposición democrática unida, pero hay otros líderes opositores, como Alexandre Kozouline o Zenon Pozdnyak. ¿Qué impide que la oposición esté unida?

Milinkevich: Efectivamente, siempre hemos dicho que los mejores resultados se obtienen cuando las fuerzas democráticas se presentan en un frente unido. Hemos hecho todo lo posible para lograr esa unidad total. Pero a veces sucede que algunos no están interesados en unirse, y otros no saben cómo integrarse.

Nuestra coalición consta de diez partidos y de centenares de asociaciones. Pero ni el partido de Zenon Pozdnyak ni el de Alexandre Kozouline quisieron formar parte. Están en su perfecto derecho a negarse, pero yo creo que eso ha debilitado nuestra lucha por la democracia. En Ucrania, por ejemplo, había más de veinte candidatos, pero sólo se hablaba de dos, los que estaban más apoyados por las fuerzas democráticas o por el poder.

EuroNews: ¿Piensa que las dificultades que atraviesan actualmente Ucrania y Georgia tras sus respectivas revoluciones disuaden a los electores de optar por la democracia?

Milinkevich: Evidentemente, la evolución de Ucrania, por citar la nación más cercana, es muy importante para nosotros. Desde un punto de vista democrático, los cambios que han tenido lugar tras la revolución son muy visibles…y muy importantes. La prensa es más libre, sí; las elecciones son democráticas, sí. Pero paralelamente debe haber progreso económico. Eso es lo más importante para mucha gente.

También hay que tener en cuenta que la propaganda bielorrusa se encarga perfectamente de subrayar los aspectos negativos. Las cosas positivas, como por ejemplo la subida de las pensiones, de las becas o del salario mínimo interesan mucho menos. Lo que sí es cierto es que los progresos son insuficientes, nos gustaría ver más resultados.

EuroNews: Hablemos de economía. A partir del uno de enero de 2007 Gazprom va a triplicar los precios del gas a Bielorrusia. ¿Cree que con esa medida el Kremlin está suministrando la inyección letal al régimen de Lukashenko?

Milinkevich: Para empezar, tengo que admitir que el llamado “milagro económico bielorruso” se debe sobre todo al bajo coste del gas y del petróleo. Bielorrusia va a pasar momentos difíciles, como ya pronosticamos. Rusia no puede mantener los precios bajos eternamente, sobre todo teniendo en cuenta que quiere ingresar en la Organización Mundial del Comercio, y eso impone ciertas obligaciones. Nos tendríamos que haber preparado para esta situación, pero no hicimos nada. Sin embargo, no creo que Rusia pretenda crear una crisis en Bielorrusia.

Una subida de precios radical equivaldría al desplome de nuestra economía. Yo no soy de los políticos que piensan: “Qué se le va a hacer si todo va mal. Lo importante es que las cosas nos vayan bien a nosotros”. No queremos para nada situaciones así. Lo único que queremos es que se celebren elecciones honestas y justas. Espero que Bielorrusia llegue a un compromiso con Rusia para que el aumento de precios se aplique de forma progresiva.

EuroNews: En su opinión, ¿quiénes son los principales aliados de la oposición democrática en Bielorrusia?

Milinkevich: Para ser sincero, creo que contamos sobre todo con nosotros mismos. Hemos comprendido que la democratización de Bielorrusia nos toca a nosotros.

Pero la solidaridad nos parece muy importante, porque hay cosas sagradas en juego; la democracia, los derechos humanos, la libertad. Actualmente encontramos ese apoyo en los países democráticos de Europa. También nos alientan Estados Unidos, Canadá y Japón.

Buscamos el apoyo de Rusia, que nos parece crucial. Mi primera visita tras ser elegido candidato de las fuerzas democráticas unidas fue a Moscú. Para mí era una cuestión de principios, porque en Moscú han hecho correr el mito de que representamos una fuerza antirrusa. Pero lo cierto es que en el paisaje político de Bielorrusia no hay fuerzas antirrusas. No hay “rusofobia”. Queremos que Rusia tenga el mismo contacto con nosotros que con el poder. Porque la verdad es que el futuro está en nuestras manos, la juventud, la gente mejor preparada, la más activa, nos apoya. Consideramos, siempre lo hemos hecho, que Rusia es un socio estratégico para nuestro país.