Última hora

Última hora

Al Zarqaui, artífice de la violencia sectaria en Irak

Leyendo ahora:

Al Zarqaui, artífice de la violencia sectaria en Irak

Tamaño de texto Aa Aa

El triple atentado de Ammán del pasado noviembre, en el que murieron más de 60 personas, es uno de los últimos que se atribuyen a Abú Musab Al Zarqaui y su grupo “Monoteísmo y Guerra Santa”, que actuaba en Irak desde la ocupación llevada a cabo por la Coalición liderada por Estados Unidos, en 2003.

El atentado en la capital jordana suponía la primera vez que el grupo actuaba fuera de Irak tras convertirse durante más de dos años en la pesadilla de las fuerzas multinacionales por sus constantes atentados, secuestros y sangrientas ejecuciones y decapitaciones filmadas que dieron al vuelta al mundo gracias a una estudiada propaganda a través de internet. Michael Clarke analista militar del King’s College de Londres expplica que si bien Zarqaui era extremadamente despiadado no era un psicópata, “tenía una estrategia clara, crear una ola de violencia sectaria que hiciera el paísingobernable, y que los suníes barrieran a los chiíes de Irak”. Agosto de 2003, en la Mezquita del Imama Alí, Ciudad Santa de Nayaf, un coche bomba mata a cerca de 100 chiíes, incluído uno de sus líderes, al-Hakim. El objetivo de “Monoteísmo y Guerra Santa” ya no son las fuerzas ocupantes. El atentado de Nayaf se convierte en el primero de una larga lista de atentados contra el corazón del chiísmo. Sin embargo en analista Charles Clarke, cree que, a pesar de que se ha ido uno de los grandes ingenieros de la violencia sectaria, conflicto está tan profundamente enraizado que será difícil que no continúe. Bagdad, 8 de junio de 2006, ayer. Una hora después del anuncio de la muerte del terrorista más buscado del mundo junto a Bin Laden, morían 32 personas por una bomba en un mercado del sur de Bagdad. Una prueba de que, como afirman los analistas, Zarqaui era sólo cara visible de la heterogénea y compleja insurgencia iraquí.