Última hora

Última hora

Satisfacción ante el próximo traspaso del control de la provincia de Mutana al ejército de Irak

Leyendo ahora:

Satisfacción ante el próximo traspaso del control de la provincia de Mutana al ejército de Irak

Tamaño de texto Aa Aa

Tanto los iraquíes como la comunidad internacional valoran positivamente la transferencia del control de la provincia de Mutana a las fuerzas y cuerpos de seguridad iraquíes. Una traspaso que será efectivo a partir del uno de julio.

La decisión, anunciada por el primer ministro, Nuri Al Maliki, es un primer paso para la retirada de las tropas extranjeras. Mutana, es una provincia del sur del país, relativamente tranquila, con una mayoría de población chií y fronteriza con Arabia Saudí. Las fuerzas de seguridad iraquíes asumirían así, por primera vez, el orden público en Mutana, actualmente bajo responsabilidad del mando británico, con apoyo de soldados japoneses y australianos. El ejército y la policía de Irak solo controlan tres de las dieciocho provincias del país. En concreto, tres provincias del norte, cuya seguridad fue transferida a las autoridades autónomas kurdas. Los ciudadanos iraquíes también están esperanzados con la noticia. Samiya, una periodista local, espera que todas las tropas, no solo las japonesas, se retiren de su país, “cada iraquí lo piensa, que acabe la ocupación de las fuerzas multinacionales”. Otro iraquí, Hussein, explica que todos desean que los ejércitos salgan de Irak. La ocupación por parte de las tropas estadounidenses es la razón principal del terrorismo que barre de norte a sur todo el país, comenta. El gobierno japonés, que tiene unos 600 solados en la zona ha dejado claro que sus tropas abandonarán Irak pero mantendrá la ayuda económica de más de 2.700 millones de euros, que tiene comprometida. Por su parte, el gobierno británico confía en las autoridades iraquíes para que asuman gradualmente el completo control de su país.