Última hora

Última hora

Líbano. La estabilidad política pende de un hilo.

Leyendo ahora:

Líbano. La estabilidad política pende de un hilo.

Tamaño de texto Aa Aa

Siempre habrá un antes y un después del asesinato de Rafik Hariri, en la vida del Líbano. Las grandes manifestaciones que tuvieron lugar tras la muerte del carismático primer ministro, precipitaron la salida del país del ejército sirio, después de 29 años. Los libaneses apostaron por la vía de la independencia, pero siguen sin encontrar el camino de la estabilidad.

Una imagen histórica. Las tropas sirias abandonan el Líbano. Una retirada, tan deseada por gran parte de la población libanesa que responsabilizó a Siria del asesinato de Hariri, pero que dejaba un escenario político marcado por las divisiones entre los grupos partidarios de la presencia siria y los contrarios. Ha pasado poco más de un año, la situación es más complicada.

El gobierno libanés formado tras las elecciones de mayo de 2005 incorporó por primera vez a miembros de Hizbulá. Pero su estabilidad se resquebraja sobre los asuntos fundamentales: La destitución del presidente, el prosirio, Emile Lahoud y el desarme de Hizbulá.

Los herederos del “espíritu” de Hariri que apuestan por la marcha de Lahoud, son: las “Fuerzas del 14 de Marzo”, con los drusos de Walid Jumblatt y el cristiano Samir Geagea. Pero el responsable de Hizbulá, Hassan Nasralla, se opone con rotundidad.

Además, Hizbulá tiene un aliado inesperado. El general, Michel Aoun, conocido por su larga oposición a la tutela siria está en contra de una propuesta que considera un “golpe de estado constitucional”. Sus veintiún diputados bloquean cualquier iniciativa.

Si los partidos libaneses no consiguen un acuerdo para resolver la destitución y la sucesión del presidente, por la división de poderes entre las comunidades; el desarme de Hizbulá, está mucho más negro.

Los chiíes son onmipresentes en el sur y controlan todos los sectores de la sociedad. Su éxito es la lucha contra la invasión israelí, la situación actual refuerza su posición. Así las cosas, el mayor riesgo para el Líbano es que Siria tome decisiones reactivando su papel en la región.