Última hora

Última hora

Todavía cicatrizan las heridas de la Guerra Civil.

Leyendo ahora:

Todavía cicatrizan las heridas de la Guerra Civil.

Tamaño de texto Aa Aa

Se cumplen 70 años del golpe militar contra el gobierno de la Segunda República, pero las heridas todavía cicatrizan. Un golpe que originó una guerra fratricida que aun hoy provoca sentimientos encontrados. Unos guardan silencio, otros recuperan la memoria histórica.

El general Francisco Franco lideró el golpe de los llamados “nacionales”. Vencedor tras tres años de guerra, instaló una dictadura durante cuarenta años, justo hasta su muerte en 1975.

En el otro bando, los “republicanos”, defensores del gobierno democrático, resistieron, pero perdieron la contienda. Tras la derrota llegó la represión, la cárcel, los fusilamientos ante los pelotones de ejecución… y el exilio.

Setenta años después, este grupo de hombres entonces adolescentes, ha vuelto a las ruinas de Belchite, una pequeña localidad que quedó así tras una de las batallas más sangrientas del Frente de Aragón. Sus restos permanecen intactos, se construyó un pueblo nuevo.

“Cuando ellos los rojos tomaron la primera casa, allí abajo, en aquel balcón que está cerrado, plantaron la ametralladora que cubría toda la calle hasta la plaza donde yo vivía, y a todos los que pasaban los mataban”, ha relatado uno de los veteranos.

Pero la Guerra Civil tuvo también una dimensión internacional, preludio de la Segunda Guerra Mundial. En mayo de 1937, aviones alemanes e italianos bombardearon Guernica, en el País Vasco. Se convirtió en un símbolo de la barbarie, fue el primer conflicto en el que la población civil fue directamente castigada.

Los “republicanos” tuvieron el apoyo de la antigua Unión Soviética y de miles de voluntarios enrolados en las Brigadas Internacionales, como la enfermera Penny Fiewell. Tiene 98 años: “Siempre me emociono cuando pienso en la “Guerra”. Pero fue hace muchos años y ya pasó. Ahora bien, la gente no sabe ni la mitad de lo que ocurre en una guerra, es una cosa muy mala”.

En Londres, los “brigadistas”, que aun viven, han rendido homenaje a sus camaradas muertos. Ha asistido, por vez primera, el embajador de España en el Reino Unido.