Última hora

Última hora

Los "cuatro hombres" de La Habana

Leyendo ahora:

Los "cuatro hombres" de La Habana

Tamaño de texto Aa Aa

Fidel Castro ha hecho lo posible para que la Revolución le sobreviva. Si la salud del líder máximo es uno de los secretos mejor guardados, todos en la isla dan por hecho que tras su desaparición, otro Castro regirá los destinos de Cuba. Raúl, cinco años menor que el primogénito, lleva años preparándose para ese momento.

Desde que la Revolución dio sus primeros pasos, Raúl ha compartido con Fidel sus vicisitudes, pasando de la sombra a la luz pública según los deseos del comandante. Fiel cancerbero de la ideología revolucionaria, y sucesor constitucional, Raúl ha dicho que el único heredero de Fidel será el Partido Comunista. “Por su puesto, afirma tendré la autoridad junto con otros compañeros, pero queremos que sea el partido el que la tenga”

Pero Raúl es sólo uno de los cuatro hombres de “La Habana”. A largo plazo, otras figuras destacadas del régimen podrían suceder al Comandante. Se habla de Felipe Peres Roque, ministro de Exteriores y antiguo secretario particular de Fidel Castro, y de Carlos Lage, el tecnócrata de las reformas económicas y actual vicepresidente del Consejo de Estado. Pero el nombre que suena con más fuerza es el de Ricardo Alarcón, presidente del Parlamento cubano y principal asesor de Castro en su política hacia Estados Unidos. Alarcón, férreo defensor del modelo de partido único, fue representante de Cuba ante Naciones Unidas durante más de una década.

Para Jaime Suchilicki, historiador de la Universidad de Miami, el futuro inmediato de Cuba es previsible, pero “hacer pronósticos a largo plazo, advierte, es más que arriesgado”. “Durante los últimos años, sostiene Castro ha preparado a su hermano, que es el número dos en la cadena de mando. Ha atribuido nuevos poderes al Ejército y ha aumentado las prerrogativas del partido para controlar mejor el país. Castro quiere que la Revolución prosiga después de su muerte, incluso después de la muerte de su hermano Raúl. Ahora nos encontramos ante una sucesión rápida y fácil, a la que seguirá una transición lenta y difícil”. Castro ha sobrevivido a 13 administraciones estadounidenses y a la caída del comunismo. La historia de la Cuba de después del Comandante está por escribir.