Última hora

Última hora

Cuba: una economía marcada por el embargo

Leyendo ahora:

Cuba: una economía marcada por el embargo

Tamaño de texto Aa Aa

A su llegada al poder, el régimen castrista nacionaliza el 90 por ciento del sector industrial y el 70 por ciento de las tierras de cultivo. Las relaciones entre el gobierno revolucionario y Estados Unidos se deterioran rápidamente. A principios de los 60, Washington decreta un embargo comercial que sigue vigente 44 años después.

El embargo es en parte responsable de las dificultades del régimen, pero no la única causa. La desintegración de la Unión Soviética, socio comercial crucial para Cuba, asesta un golpe fatal a la economía de la isla. Castro comprende que la resurrección pasa por liberalizar parte de la economía. El líder máximo autoriza el desarrollo de empresas privadas y legaliza el dólar estadounidense.

Al mismo tiempo, el régimen impulsa el turismo y crea numerosas infraestructuras. Una apuesta ganadora; actualmente, el turismo está a punto de convertirse en la primera actividad económica del país, con más de dos millones de visitantes anuales y dos mil millones de dólares de ingresos.

Pero el denominado “periodo especial” derriba a su paso sacrosantos dogmas revolucionarios…la desigualdad entre quienes tienen billetes verdes y quienes carecen de ellos es cada vez más visible. La agricultura nacional está en declive permanente desde hace varios años. Aunque emplea a una cuarta parte de la población activa, representa únicamente el 6,6 del PIB. El azúcar, en plena reestructuración, y el tabaco son las principales bazas del sector.

El petróleo cubano, en cambio, va viento en popa. En 1984 se producían 16000 barriles diarios, actualmente 75 000. Una cifra insuficiente para el autoabastecimiento que el régimen complementa gracias a la ayuda de un aliado de peso; el presidente venezolano Hugo Chávez.

En virtud del acuerdo firmado en 2000 por los dos países, Caracas suministra crudo barato a La Habana a cambio del envío a Venezuela de médicos cubanos. El nuevo yacimiento descubierto en 2004 años llena de optimismo las previsiones de los expertos. Algunos aseguran que la producción se duplicará en cuestión de dos años. Estados Unidos sigue de cerca los acontecimientos