Última hora

Última hora

En un escondite de 6m2 excavado en el sótano, estuvo retenida durante 8 años, la joven austríaca Natascha Kampush, secuestrada cuando tenía tan sólo 10 años.

Leyendo ahora:

En un escondite de 6m2 excavado en el sótano, estuvo retenida durante 8 años, la joven austríaca Natascha Kampush, secuestrada cuando tenía tan sólo 10 años.

Tamaño de texto Aa Aa

Los familiares la han reconocido, aunque faltan los análisis definitivos de ADN que confirmen su identidad. La joven escapó ayer por la mañana y se escondió en el jardín de una casa, muy cerca de la vivienda en la que había estado retenida. Natascha sufre un fuerte “síndrome de Estocolmo” hacia su presunto captor, Wolfgang Priklopil, un técnico de electricidad de 44 años, por lo que los expertos aún se preguntan cómo la joven austriaca reunió las fuerzas necesarias para fugarse.

El oficial encargado del caso ha leído hoy un comunicado en el que anuncia que, casi con total seguridad, el hombre que se suicidó en la tarde de ayer arrojándose a las vías del tren es el presunto captor. Los padres de Natascha, que ahora se encuentran separados, se mostraban emocionados y aliviados.
En una carta dirigida a los medios de comunicación, han pedido a la prensa comprensión y paciencia, y 3 días de tranquilidad sin entrevistas.

La hermana de la joven, Sabine Sirny, habló en un canal de televisión de la gran conmoción que sufrió su madre cuando supo la noticia. “Ella nunca dejó de hablar de Natascha” dijo, “Siempre mantuvo la esperanza de que estaba viva y de que un día volvería a casa”. Durante años la policía austriaca trató de encontrar a la joven inspeccionando más de 700 camionetas en todo el país, incluida la de Priklopil, pero no encontraron ninguna prueba que les condujera hasta la pequeña.