Última hora

Última hora

Natascha Kampusch: La adolescencia en cautiverio

Leyendo ahora:

Natascha Kampusch: La adolescencia en cautiverio

Tamaño de texto Aa Aa

Debajo de esa manta se esconde la protagonista de uno de los secuestros más trágicos de la historia reciente austríaca. Natascha Kampusch desapareció cuando tenía 10 años de camino a su escuela en Viena. Ocho años después, unos vecinos la encontraron tirada en una cuneta tras saltar del vehículo en el que viajaba junto al hombre que la mantuvo retenida. El hombre que le robó la adolescencia era conocido de su familia. Poco después de que la joven lograra huir se suicidó arrojándose a las vías del tren. Era técnico de electricidad, soltero, y tenía 44 años.

Natacha pasó la mayor parte del tiempo en un “zulo” de tres metros por cuatro debajo de la fosa de un garaje, aunque algunas veces acompañó a su captor al supermercado e incluso fue de vacaciones con él. La policía no ha confirmado que la joven haya sido víctima de abusos sexuales. Los medios de comunicación aseguran en cambio que el secuestrador se dedicó a darle clases a la joven, que en su “zulo” tenía una pequeña estantería con libros, así como una radio y televisión.

La víctima muestra síntomas de un “fuerte síndrome de Estocolmo”, que consiste en desarrollar cierta simpatía y apego hacia el captor. Su padre que la identificó por una cicatriz en la cara, no acaba de creerse que la pesadilla ha terminado. La víctima, que muestra síntomas de un “fuerte síndrome de Estocolmo”, que consiste en desarrollar cierta simpatía y apego hacia el captor, está bajo supervisión de psicólogos de la Policía de Viena. Con el cierre de este caso, Austria pone fin a la mayor búsqueda policial de su historia.