Última hora

Última hora

La joven austríaca debía llamar "mi amo y señor" a su captor

Leyendo ahora:

La joven austríaca debía llamar "mi amo y señor" a su captor

Tamaño de texto Aa Aa

En un escondite cavado a partir de la fosa de un garaje vivió la joven austriaca Natascha Kampush los últimos ocho años. Un reducido espacio de 6 metros cuadrados accesible a través de un hueco de cincuenta por cincuenta centímetros. La joven que fue secuestrada hace 8 años cuando se dirigía al colegio, escapó el miércoles por la mañana aprovechando un momento de descuido de su captor, que con los años relajó las medidas de seguridad. Hasta le permitió dar pequeños paseos en su compañía, por el pueblo de Strasshof, al norte de Viena.

Su madre expresa con emoción este reencuentro con su hija: “me abrazó y me dijo, sé que no querías que esto sucediera. Estoy tan orgullosa de mi niña, de ver que ha podido escapar.”

Su padre, aliviado, comienza a conocer los detalles de esta larga ausencia. Al parecer Natasha tuvo que dirigirse durante años a su presunto secuestrador con las palabras “mi amo y señor”. Wolfgang Priklopil, un técnico de electricidad de 44 años se suicidó arrojándose a las vías del tren, según la policía. Natasha muestra síntomas del síndrome de Estocolmo, fenómeno observado en personas secuestradas que desarrollan simpatía hacia su captor.