Última hora

Última hora

Un hombre, sospechoso de pertenecer a la guerrilla separatista kurda, ha sido detenido en Turquía cuando planeaba un ataque en la ciudad portuaria de Izmir.

Leyendo ahora:

Un hombre, sospechoso de pertenecer a la guerrilla separatista kurda, ha sido detenido en Turquía cuando planeaba un ataque en la ciudad portuaria de Izmir.

Tamaño de texto Aa Aa

Han sido 24 horas negras en el país. Tres personas han muerto y 35 han resultado heridas en las cinco explosiones que han tenido lugar por toda Turquía. Los atentados se cometieron en Estambul y en las ciudades turísticas de Marmaris y Antalya. En esta última, en Antalya, ha sido se produjeron las tres muertes. Un grupo radical vinculado al ilegalizado Partido de los Trabajadores del Kurdistán ha asumido la autoría de varios de los atentados. La guerrilla pretende acabar con el turismo y golpear la economía turca. Los turistas explican lo horrible que es la situación. “Gente inocente está muriendo y alguien tendría que hacer algo”, dicen.

En Marmaris, diez de los heridos son de nacionalidad británica. Este conductor afirma estar preocupado: “Hay muchos registros. Incluso nosotros, revisamos debajo de los asientos y dentro del minibús antes de conducir”. En un comunicado la guerrilla ha prometido continuar con los ataques y ha avisado a los turistas que no visiten el país.