Última hora

Última hora

Ford podría sacrificar sus joyas británicas para salvar su negocio en Norteamérica

Leyendo ahora:

Ford podría sacrificar sus joyas británicas para salvar su negocio en Norteamérica

Tamaño de texto Aa Aa

La empresa de automoción de Michigan, Estados Unidos, se plantea vender total o parcialmente su filial Aston Martin, la legendaria marca de vehículos deportivos, conocida por las películas de James Bond. Ford también estudia deshacerse de la deficitaria Jaguar.

El grupo dirigido por Bill Ford quiere captar fondos para sufragar la reestructuración de sus fábricas norteamericanas, en plena crisis.

El número uno de Renault-Nissan, Carlos Ghosn podría incluso participar en esa operación de rescate de Ford, como ha sugerido el propio Bill Ford. Si fracasan las negociaciones para formar una alianza entre Renault-Nissan y General Motors, Ford aspira a ser candidato a un cruce de participaciones con el grupo galo, otorgándole al ejecutivo de origen libanés un papel preponderante en la reestructuración de la que es la tercer empresa de automoción mundial, detrás de su compatriota General Motors y de la japonesa Toyota, que le arrebató el segundo puesto hace apenas dos años.

En 2005 Ford vendió 6.700.000 vehículos, perdiendo cuota de mercado en sus principales mercados.

Si Ford está en crisis se debe a la fuerte subida en el precio de los carburantes que ha provocado una caída en las ventas de sus modelos todoterreno. En la primera mitad del año Ford perdió más de 1.100 millones de euros.