Última hora

Última hora

El presidente búlgaro pide a Bruselas que no use un doble rasero con su país

Leyendo ahora:

El presidente búlgaro pide a Bruselas que no use un doble rasero con su país

Tamaño de texto Aa Aa

Bulgaria se dice lista para incorporarse a la Unión Europea desde el uno de enero de 2007. Su presidente, Georgi Parvanov, sostiene que los esfuerzos realizados merecen la luz verde de la Comisión sin condiciones ni cortapisas. Ante las cámaras de EuroNews, Parvanov pide a Bruselas que no use un doble rasero con su país.

EuroNews: Las últimas señales de la Comisión parecen indicar que Bulgaria podría incorporarse a la UE en enero de 2007, pero con cláusulas de salvaguarda. ¿Le preocupan esas cláusulas y cuáles serían sus consecuencias?

Parvanov: Podemos afirmar con toda claridad que Bulgaria ha alcanzado el mismo nivel de preparación que tenían los diez países que se incorporaron a la UE en mayo de 2004 en el momento de la adhesión. Por eso espero que Bruselas no emplee un doble rasero y que aplique las mismas reglas para nosotros que para esos diez países. Las cláusulas de salvaguarda nos preocupan enormemente, porque no animan a proseguir el camino de las reformas. Muy al contrario; van a desanimar al pueblo búlgaro. Sería mejor encontrar una buena fórmula de cooperación con nuestros socios europeos para proseguir las reformas después de la adhesión, sobre todo en los ámbitos en los que nos han exigido una atención especial.

EuroNews: A ese respecto, los problemas de criminalidad, corrupción, las reformas judiciales, el sistema de sanidad, siguen siendo asuntos pendientes. ¿ Por qué esa prisa en incorporarse a la UE en vez de tener más tiempo para prepararse?

Parvanov: Un plazo suplementario, aunque sea de un año, decepcionaría a la población. Existen acuerdos que hay que cumplir al pie de la letra, todo el mundo lo dice y yo estoy de acuerdo. Voy a citar un ejemplo: Bulgaria ha aceptado el cierre de dos unidades de la central nuclear de Kozloduy aunque nos parezca una decisión injusta para el país y su población. Por eso es extremadamente importante que Europa comprenda y tenga en cuenta los esfuerzos y sacrificios que han hecho los búlgaros para cumplir sus compromisos. La Unión Europea también debe poner de su parte para favorecer la integración de Bulgaria.

EuroNews: Volviendo a la cuestión energética: ha mencionado el cierre de la planta nuclear de Kozloduy. ¿Cuándo tendrá lugar? ¿teme la competencia de Rumania en el sector?

Parvanov: Es cierto que Bulgaria tiene objetivos muy definidos en el sector energético. Queremos conservar nuestra posición de centro neurálgico energético de la región y hay varias formas de hacerlo. Una de ellas es desarrollar nuestro sector nuclear, por eso estamos construyendo una planta conforme a los estándares europeos y mundiales. Bulgaria también aspira a convertirse en un eje central para el tránsito de petróleo y de gas del Este hacia el Oeste. Con una política gubernamental flexible y eficaz podemos mantener nuestra posición en el mercado energético.

EuroNews: Precisamente acaba de firmar un acuerdo con Rusia y Grecia para la construcción de un gasoducto estratégico. Moscú pretende quedarse con el trozo más grande del pastel. ¿Le supone un problema o se puede decir que el acuerdo refleja la voluntad de estrechar sus relaciones con Rusia?

Parvanov: Es un proyecto que preparábamos desde hacía mucho tiempo. Forma parte integral de la visión global de Europa sobre el desarrollo de las redes energéticas. No se trata de un proyecto crucial sólo para Bulgaria, es importante también para Europa, que no tenga otra alternativa en el ámbito energético. El continente europeo no puede resolver sus problemas de energía, de recursos energéticos sin implicar a Rusia.

EuroNews: Hablando de otro asunto y de otro país; ¿Es favorable al ingreso de Turquía en la Unión Europea?

Parvanov: Dado que Turquía es un país vecino, evidentemente nos interesa que emprenda el camino hacia Europa, y a largo plazo, se convierta en miembro de la UE. Sin embargo es importante precisar que Turquía, como todos los países candidatos a la adhesión, debe tomar medidas concretas, por difíciles y dolorosas que sean, para ajustarse a los criterios económicos y políticos de la Unión Europea.

EuroNews: Hablemos de Macedonia. Su ministro de Exteriores ha pedido recientemente a los macedonios que dejen de agredir a Bulgaria ¿está de acuerdo con él?

Parvanov: Permítame que le recuerde que Bulgaria fue el primer país que reconoció a Macedonia con su nombre constitucional. Siempre hemos respaldado a Macedonia en sus esfuerzos para asentar la paz y la estabilidad. Pero tenemos una historia común, y no podemos permitir que se falsee y se traspasen ciertas fronteras. De todas formas, creo que hay que dejar todo este debate en manos de los historiadores. Debemos unir nuestros esfuerzos y juntos mirar hacia el futuro. Trabajemos juntos, porque estoy convencido de que actualmente Bulgaria y en un futuro próximo Macedonia, tienen su lugar en la Unión Europea. Además es la mejor solución a los problemas que se han acumulado durante décadas.

EuroNews: Bulgaria ha decidido enviar tropas al Líbano. ¿Por qué? ¿Cree que eso ha influido en la decisión de la Comisión sobre la adhesión de Bulgaria?

Parvanov: Diría que para nosotros era un compromiso moral que debíamos asumir. Bulgaria ya ha participado de manera significativa en numerosas misiones internacionales, principalmente en los Balcanes. Eso demuestra que mi país, además de ser una contribución preciosa para la Unión Europea en los ámbitos económico y social, puede aportar mucho en materia de seguridad, y no sólo dentro de las fronteras de la Unión Europea, sino en otras partes del mundo.