Última hora

Última hora

"Gran Bretaña es más europea de lo que aparenta", Geoff Hooon, ministros británico de relaciones comunitarias

Leyendo ahora:

"Gran Bretaña es más europea de lo que aparenta", Geoff Hooon, ministros británico de relaciones comunitarias

Tamaño de texto Aa Aa

El Reino Unido ha mantenido a veces tensas relaciones con Europa, pero está a favor de la ampliación, no sólo hacia Bulgaria y Rumanía, sino también hacia Turquía. En una entrevista con EuroNews, antes de asistir a la conferencia del Partido Laborista, el ministro británico de relaciones europeas, Geoff Hoon se ha negado a unirse a las voces que piden la dimisión de Tony Blair, antes de las eleccions municipales de mayo.
Una entrevista de Andrea Bolitho.

P. Parece que se haya producido una oposición en Gran Bretaña a la ampliación de la Unión Europea, tras al flujo de inmigrantes de la Europa dle Este. ¿Se propone el Reino Unido continuar la política de puertas abiertas si Bulgaria y Rumanía se integran en la Unión en enero?

R. Creo que el término de oposición es excesivo. Cierto que se han publicado en los periódicos titulares bastante incómodos durante el tranquilo periodo veraniego. El Reino Unido sigue apoyando firmemente la entrada de Rumanía y Bulgaria en la Unión Europea. Lo que hacemos es estudiar bien la situación del mercado laboral aquí como haría cualquier otro país.

P. ¿Podría tranquilizar a la gente que estima que sus perspectivas de empleo se han deteriorado a causa del numero de inmigrantes que han llegado?

R. Hay un gran contingente de emigrantes que viene a Gran Bretaña de lugares como Polonia durante un periodo determinado, sin intenciones de fijar residencia aquí, pero con el deseo de trabajar, adquirir experiencia y ganar mejores sueldos que en su país. Eso no implica necesariamente una amenaza para los residentes que buscan empleo.
Sin embargo, la cuestión es hasta qué punto se puede controlar ese flujo de inmigrantes, restringiéndolo a un plazo determinado, a un periodo transitorio.

P. La Unión Europea inició negociaciones de adhesión con Turquía hace exactamente un año. La Comisión Europea publicará el mes que viene un informe al respecto y parece que se dibuja una creciente hostilidad entre Europa y Turquía. ¿Qué hace el Reino Unido para calmar esa situación?

R. Existe aún mucho entusiasmo en Turquía ante la perspectiva de la integración en la Unión Europea. Es importante para Turquía que mantenga su compromiso de cumplir las obligaciones de ser un miembro potencial de la UE. Así que es necesario cumplir todavía un proceso de negociaciones. Obviamente deseamos que Turquía tenga éxito y garantice el cumplimiento de las reglas comunitarias.

P. Usted ha dicho que existe mucho entusiasmo en Turquía sobre su entrada en Europa. Pero parece que ese entusiasmo fuera menor que hace un año. ¿Por qué se ha desvanecido?

R. Creo que ha sido negativa la cobertura que la prensa turca ha dado sobre la adhesión a la UE. Pero en las reuniones a las que he asistido con altos funcionarios de ese país, no he detectado una falta de entusiasmo. Mi impresión es que se percibe a Turquía como un estado secular moderno que mira a Occidente.

P. Ha dicho que la Unión Europea tiene un problema de imagen en Gran Bretaña, ¿cómo piensa mejorar esa percepción?

R. Creo que es importante que revisemos lo que la generación anterior daba por sentado, concretamente que Europa es buena para el Reino Unido, y que el Reino Unido es muy buena para Europa. Pienso que tenemos que mostrar las repercusiones cotidianas de lo que implica estar en la Unión Europea. Parece estar remota, pero en términos prácticos la gente aquí es bien europea, porque trabajan para empresas que dependen del mercado interno para desarrollar sus negocios, viajan a otros países para las vacaciones, y además muchos compran segundas residencias en otros países comunitarios.

P. Gran Bretaña tiene un problema de imagen en la Unión Europea. Se estima que es euroescéptica, ¿qué está haciendo para cambiar eso?

R. No estoy muy de acuerdo. Hay un reconocimiento de que tal vez nuestros periodicos son un poco estridentes al tratar las cuestiones europeas, pero estamos en Europa. No somos los más entusiastas, pero tampoco somos los menos entusiastas. Hace bastante tiempo fui eurodiputad cuando Gran Bretaña tenía efectivamente un problema de imagen, cuando Margaret Thatcher en concreto se la veía como alguien que no tenía ningún interés en Europa. En cambio, el premier Tony Blair, se ha ocupado de que la voz de nuestro país se escuche en Europa, al comprometernos positivamente en asuntos cruciales para el continente, al tiempo que en ese proceso se defienden los intereses nacionales británicos.

P. El jefe del Tesoro, Gordon Brown habló recientemente sobre la promoción del concepto de “lo británico”, ¿cómo se compagina eso con la identidad europea?

R. No creo que ambas identidades sean mutuamente excluyentes. Siempre he creído que es posible combinarlas. Por ejemplo, yo soy de Derby, de la región de East Midlands, soy aficionado al fútbol y apoyo a mi equipo el Derby County cada vez que juega el sábado. Eso no impide que apoye a su vez al equipo inglés cuando disputa un partido. En la Ryder Cup estamos apoyando al bando europeo. La gente está cómoda con varias identidades, no es un problema, y no tenemos que verlo así. No hay que escoger, podemos ser ingleses y europeos.

P. Parece que Europa se debate entre dos posturas, dos concepciones: el modelo social por un lado, y el estilo anglosajón. ¿Hacia que dirección caminamos?

R. Claramente hay países que ponen más énfasis en el papel del gobierno o en la intervención del ejecutivo en la esfera económica. Nosotros hemos escogido un enfoque diferente. Estimamos que los intereses del mundo de los negocios se protegen si aprovechamos el mercado interno europeo, al tiempo que nos beneficiamos de las oportunidades que aporta la globalización. Obviamente creemos que Europa necesita seguir ese ejemplo, y de hecho creo que la Comisión Europea así lo está haciendo en cuestiones como la investigación y el desarrollo, así como la inversión en nuevas y futuras tecnologías. Creo que eso es coherente con el enfoque que tomamos en el Reino Unido.