Última hora

Última hora

Bosnia en busca de su identidad nacional

Leyendo ahora:

Bosnia en busca de su identidad nacional

Tamaño de texto Aa Aa

Diez años después de la guerra, los bosnios siguen profundamente divididos sobre su futuro político, un futuro condicionado por el filtro étnico según se sea musulmán, serbio o croata. Desde la firma de los Acuerdos de Dayton, en diciembre de 1995, las tres comunidades han estado obligadas a cohabitar dentro de las fronteras internacionales de Bosnia-Herzegovina, cuyo territorio se divide en dos entidades políticas: La República Srpska, y la Federación croato musulmana, donde se concentra la mayoría de la población.

La constitución de Bosnia-Herzegovina, cuyo objetivo principal fue parar la guerra, prohíbe la secesión de las entidades politico-territoriales. Pero en la República Srpska se contempla esa posibilidad; incluso han amenazado con organizar un referéndum de autodeterminación si Kosovo se independiza.

Su promotor, el primer ministro saliente y jefe de filas de la Alianza de Socialdemócratas Independientes Milorad Dodik: “La situación actual es que la mitad de los ciudadanos de Bosnia-Herzegovina no quieren saber nada de la República serbia, y la otra mitad no quiere saber nada de Bosnia Herzegovina” La reconstrucción nacional es lenta y sufre de la falta de visión común de los tres grupos. En la Federación croatomusulmana, la mayoría de los musulmanes abogan por una Bosnia unificada.

Haris Silajdzic, líder del Partido para Bosnia- Herzegovina, y ex ministro de Exteriores bosnio durante la guerra, defiende la supresión de las entidades: “La división étnica de Bosnia-Herzegovina, sostiene es el resultado de la agresión y el genocidio. No es algo inherente a Bosnia, viene de fuera”

Pero para los croatas más nacionalistas, el sueño sigue siendo el mismo que en 1991: la unión con la madre patria. Ivo Miro Jovic del Partido Democrático Croata, lo dice claramente: “Lucha por tu Estado de Bosnia-Herzegovina, lucha por tu patria croata” El final del protectorado internacional está previsto en 2007. Con él desaparecerá el Alto Representante de la comunidad internacional y emisario de la Unión Europea, dotado de plenos poderes ejecutivos. Aunque la UE no contempla la retirada de sus 6300 soldados de Bosnia-Herzegovina, una transición exitosa conduciría a la antesala de la adhesión a la Unión.