Última hora

Última hora

Hungría castiga al Primer ministro por mentir y la oposición arrasa en las municipales

Leyendo ahora:

Hungría castiga al Primer ministro por mentir y la oposición arrasa en las municipales

Tamaño de texto Aa Aa

Contra viento y marea, el Primer ministro húngaro no dimite. Así lo ha dicho el propio Ferenc Gyurcsany tras el descalabro electoral que ha sufrido la coalición gubernamental en los comicios municipales del domingo. Los partidos en el poder han perdido el 90 por ciento de los distritos y las ciudades, la única plaza fuerte que han salvado es Budapest. Pero estos pésimos resultados no han hecho que Gyurcsany se planteé dejar el puesto, aunque eso sí, ha reconocido que habrá que ajustar algunos puntos de su política, pero no las grandes líneas, no las reformas.

La presión no falta, además de la popular, hasta el presidente pedía al Parlamento que sustituyera a Gyurcsany al frente del gobierno en un discurso televisado al cierre de los colegios. El jefe del estado responsabiliza al Primer ministro de la crisis moral que reina en el país. Y Viktor Orbán, jefe de filas de la principal formación conservadora de la oposición, Fidesz- la gran ganadora- pedía igualmente la renuncia de Gyurcsany. Orbán interpreta estos comicios como un referéndum sobre la continuidad del jefe del gobierno.

Esta soberbia paliza en las urnas es consecuencia directa de tenso ambiente político ocasionado por la reciente admisión del Primer ministro de haber mentido sobre la situación económica del país para ganar las elecciones generales de abril pasado.