Última hora

Última hora

Louis Michel, Eurocomisario de Desarrollo y Ayuda Humanitaria: "La Unión Europea, potencia humanitaria".

Leyendo ahora:

Louis Michel, Eurocomisario de Desarrollo y Ayuda Humanitaria: "La Unión Europea, potencia humanitaria".

Tamaño de texto Aa Aa

Viaje relámpago de la Comisión Europea a Darfour. El ejecutivo comunitario ha tenido ocasión de afirmar que Africa es una prioridad para Europa. Prioridad tanto humanitaria como política. Africa es una zona muerta en el ajedrez mundial y por ello es preciso empezar desde cero. Africa se debate entre masacres, que pocos se atreven a calificar de genocidio, y riesgos de inestabilidad regional.

Louis Michel, ex ministro de exteriores belga, nos ha contado lo que Europa puede hacer y quiere hacer en el Cuerno de Africa y más allá.

P: Bienvenido a EuroNews. En primer lugar, ¿por qué esta misión comunitaria, este despliegue de medios aquí en Darfour?

R: Se trata en primer lugar de mostrar claramente el compromiso y la preocupación de Bruselas por lo que está sucediendo en Darfour. Somos sin género de dudas el primer donante, al destinar más de 600 millones de euros tanto a ayuda humanitaria como al funcionamiento de la misión de paz dirigida por la Unión Africana. Por lo tanto deseamos mostrar nuestra preocupación. Hoy nos parece que la situación se esta deteriorando de nuevo, que podrían perderse todos los avances que hemos conocido hasta la fecha y a los que hemos contribuido activamente. Tengo que añadir que la credibilidad de la que goza la Comisión Europea ante el gobierno sudanés nos permite estar en condiciones de hacerle comprender que no se puede continuar con el statu quo actual.

P: ¿De qué manera podría convencerse al presidente sudanés Al Bachir de que acepte a los cascos azules de la ONU?

R: Primero, el propio presidente Barroso, que de forma muy convincente, ha explicado por qué razón la Unión Europea y la Comisión apoyamos la presencia de Naciones Unidas. Por supuesto hemos escuchado las explicaciones y las razones del rechazo del gobierno sudanés a apoyar y aceptar la transferencia de la misión AMIS de la Unión Africana hacia una misión de Naciones Unidas.
Se trata de elementos de información, que han conducido a un auténtico intercambio de puntos de vista, y que, en cierta medida, han conducido a imaginar de nuestra parte el espacio en el que tenemos que avanzar. Como usted sabe nosotros negociaremos este acuerdo, hace falta sólo buena voluntad. En todo caso en lo que a nosotros se refiere, haremos todo lo necesario para ejercer un mínimo de presión.

P: ¿Piensa usted que Estados Unidos dirige una política demasiado agresiva aquí en Darfur y en Sudán?

R: Evidentemente, yo no deseo juzgar la actitud de nuestro socio, Estados Unidos. Es evidentemente una parte importante de la comunidad internacional, como lo es la Unión Europea. Por eso creo que nuestro papel es precisamente utilizar ese capital de credibilidad que tenemos ante el presidente Bechir y ante Sudán para llevarles a romper el statu quo y permitir que la situación avance.

P: ¿Así que Unión Europea, potencia humanitaria?

R: Bueno, no esta mal eso: Unión Europea, potencia humanitaria. Cuando se es una potencia humanitaria, como lo he comprobado en este viaje, es porque se es una potencia política; indiscutiblemente la influencia política de la comisión y la unión europea ante el gobierno de Sudán es una realidad y nos escuchan y en cierta medida nos entienden.

P: ¿Qué interés reviste para el ciudadano europeo una intervención europea a nivel político en Darfur?

R: Creo que el objetivo de la Unión Europea no es invertir dinero y luego recuperar los beneficios. No hay una agenda económica o política, el rol de la Unión Europea es muy diferente…

P: Me refiero al poder de convicción de Europa

R: Para convencerse de la influencia política de la Unión Europea, haría falta cuestionarse sobre numerosos conflictos en el mundo, sobre que pasaría con esos conflictos sin el papel humanitario y de desarrollo que aporta la Unión Europea. Es cierto que podríamos ejercer una mayor influencia, pero es necesario que los estados europeos nos aporten un espacio mayor para tener una posición común un poco más audaz, más fuerte políticamente. Es una región donde se concentra toda una serie de riesgos, por un lado el fundamentalismo y por otro las divergencias religiosas y culturales, que algunos quieren explotar internamente. Por eso si no solucionamos esta situación de forma estratégica, si no contamos con un plan concreto, una oferta política para el cuerno de Africa, entonces asumiremos riesgos inmensos.

P: ¿Pero usted no piensa que la preocupación del presidente Bachir tiene que ver con la posibilidad de que Naciones Unidas se transforme en una suerte de policía internacional capaz de detener a grandes figuras del régimen?

R: Sinceramente yo no puedo decir tal cosa. Creo que está indiscutiblemente decepcionado, según ha dicho, por haber sido mal recompensado por los esfuerzos que ha hecho, por las concesiones para lograr el acuerdo de paz. Así que tengo la impresión de que es muy reticente respecto a esta misión de Naciones Unidas. Piensa que esta misión puede ser una suerte de actor que busque desestabilizar su régimen hasta sustituirlo. Algo que yo no creo, pero no es fácil convencerle, así que hay que trabajar con esas dudas. Tenemos que convencerle de que hay garantías en términos de soberanía, de que le compensamos por las concesiones que ha hecho y, al mismo tiempo, queremos que sepa que el statu quo actual no es posible. Así contamos con una serie de elementos con los que podemos trabajar.