Última hora

Última hora

La salida de Cristian Streiff pone en evidencia al crisis desatada por el retraso del A380

Leyendo ahora:

La salida de Cristian Streiff pone en evidencia al crisis desatada por el retraso del A380

Tamaño de texto Aa Aa

La demora de casi dos años en la entrega del superjumbo europeo provocará unas pérdidas de 2.800 millones de euros. Para cubrir ese pasivo, Airbus ha aprobado un programa de reducción de costes de 2.000 millones de euros, que implicará revisar producción y plantilla.

Los retrasos del A380 tienen que ver con los 500 kilómetros de cableado que precisa, pero también con un problema estructural: la fabricación de la aeronave se realiza desde 16 factorías de cuatro países diferentes con diversos métodos de trabajo y herramientas. Esa situación genera problemas también en los programas A350 y A400.

Hasta ahora ninguna aerolínea ha anulado pedidos, pero Airbus deberá compensarles el perjuicio con considerables sumas. Emirates calificó de muy grave para su desarrollo el hecho de que tenga que esperar más de un año antes de recibir el primero de los 43 ejemplares A380 que encargó. Gran decepción también en Singapore, Quantas, Virgin y Lufthansa.

Todas tendrán que revisar sus estrategias de desarrollo a corto plazo, y algunas se plantearán pasar sus próximos pedidos al rival Boeing.

Airbus ha suspendido la contratación, y no renovará empleos temporales. Existe gran inquietud por la continuidad de los puestos de trabajo en las fábricas del grupo entre ellas las situadas en Puerto Real, Illescas y Getafe. La empresa paneuropea se prepara para años turbulentos.