Última hora

Última hora

El accidente de una avioneta en Manhattan hace saltar todas las alarmas

Leyendo ahora:

El accidente de una avioneta en Manhattan hace saltar todas las alarmas

Tamaño de texto Aa Aa

Una evidencia más de que, cinco años después, el trauma dejado por los atentados del 11 de septiembre sigue vivo. Ayer, un pequeño avión se estrelló contra un edificio prácticamente desocupado de más de 50 plantas, provocando un importante incendio que trajo a la memoria las imágenes del 11-S. Aviones caza sobrevolaron algunas ciudades estadounidenses, en un impresionante despliegue de seguridad. Pero lejos de ser un atentado terrorista, el accidente fue fortuito. Un conocido jugador de béisbol de los Yanquis pilotaba la avioneta y es uno de los dos fallecidos confirmados por la policía.

Cory Lidle había obtenido la licencia de vuelo hacía un año y era el propietario de la Cirrus S-20 siniestrada por razones aún desconocidas. Las fuerzas de seguridad evacuaron rápidamente la zona adonde acudieron más de 150 bomberos. En las calles neoyorquinas, el nerviosismo era evidente. “Sonó como una bomba, pero no estábamos seguros de que lo fuera. Pero cuando salimos, toda la esquina de la calle estaba cubierta de humo negro”, relataba una mujer. Una inquietud que también se dejó sentir en la bolsa de Nueva York que, poco después del choque de la avioneta, anotó una aguda caída.