Última hora

Última hora

Incomoda a Bruselas y París e irrita a Turquía

Leyendo ahora:

Incomoda a Bruselas y París e irrita a Turquía

Tamaño de texto Aa Aa

El proyecto de Ley francés sobre el genocidio armenio, que todavía tiene que ser aprobado por el Senado y el presidente, levanta ampollas. El Júbilo de las decenas de armenios franceses reunidos ayer a las puertas de la Asamblea Nacional, contrasta con la preocupación del Gobierno francés, que considera la ley contraproducente, y la de la Comisión Europea, que la ve como una traba a las ya de por sí complejas negociaciones de Adhesión con Turquía.

Este diputado de la coalición UMP, defendía la ley argumentando que si no se penaliza el negacionismo sería un agravio comparativo respecto al Holocausto Nazi. Armenia afirma que el Imperio Otomano en plena decadencia masacró a cerca de un millón y medio de Armenios entre 1915 y 1923. La nueva Ley penaliza hasta con un año de cárcel a quien lo niegue.

Para Turquía, que siempre ha negado el genocidio considerándolo como una acción más de una cruenta guerra, la Ley francesa es prácticamente un insulto.

El primer ministro Abdulah Gul declaró que Francia ha echado por tierra su prestigio por intereses mediocres, véase, por motivos electorales, ya que la comunidad armenia francesa es la más importante de Europa Occidental y el año que viene hay elecciones presidenciales en Francia. Para este columnista del diario turco ‘Sabah’ la ley puede exacerbar el sentimiento antieuropeo de los turcos y el nacionalismo, “es inquietante” dice.

Sentimientos que comenzaron a manifestarse de esta forma, ayer mismo frente a la embajada francesa en Ankara… Incluso el patriarca armenio de la capital turca ha calificado la controvertida ley francesa como un sabotaje a los esfuerzos de reconciliación.