Última hora

Última hora

EE.UU: 300 millones de consumidores

Leyendo ahora:

EE.UU: 300 millones de consumidores

Tamaño de texto Aa Aa

Estados Unidos cuenta ya oficialmente con 300 millones de habitantes, pero nadie podrá poner un rostro al responsable del cambio de cifra elegido por el “Reloj de Población” de la Oficina del Censo. Puede tratarse de un recién nacido, pero también de un inmigrante que acaba de pasar la frontera o de un latino, el grupo demográfico que crece más rápido.

Con las elecciones legislativas a la vuelta de la esquina, la política de inmigración divide a Estados Unidos, que gana un habitante cada 11 segundos. El tercer país más poblado del mundo, muy por detrás de China e India, es el único industrializado que experimenta un importante crecimiento demográfico.

Percibido como un signo de potencia política y económica, el aumento de la población combinado con el “American way of life” tiene su parte negativa. Mark Mather demógrafo de la oficina del censo: “La rápida explosión demográfica representa un enorme desafío, especialmente, en lo que se refiere al espacio utilizable y a las amenazas medioambientales potenciales sobre nuestro aire, nuestra agua y nuestras fuentes de energía”

En efecto, la población aumenta, pero también sus necesidades. Los estadounidenses consumen como promedio, el triple de agua que un ciudadano cualquiera del planeta, y el 40% de los ríos del país están contaminados.

Otro ejemplo es el número de automóviles. En 1967, cuando la población era de 200 millones de habitantes, había 98 millones de coches, ahora hay 237 millones.

El sector del transporte es responsable de un tercio de las emisiones de dióxido de carbono; las consecuencias de esa contaminación rebasan ampliamente las fronteras estadounidenses.

Actualmente, Estados Unidos emite a la atmósfera el 25% de los gases de efecto invernadero. En 2020 esa cifra aumentará 11 puntos porcentuales.

Los estadounidenses representan solamente el 5% de la población mundial, pero consumen un cuarto de los recursos globales, provocando el mayor impacto ecológico sobre el planeta.