Última hora

Última hora

La seguridad acapara la campaña para las presidenciales francesas

Leyendo ahora:

La seguridad acapara la campaña para las presidenciales francesas

Tamaño de texto Aa Aa

Un año después de los disturbios en los barrios marginales franceses, los sindicatos de la policía denuncian la multiplicación de las agresiones de todo tipo contra las fuerzas del orden. Esta mañana, han pedido al director general de la Policía Nacional sanciones ejemplares contra los autores de los ataques.

“La tensión es permanente, señala uno de los representantes del Sindicato nacional de oficiales de Policía. Los que sufren el acoso cotidiano están más que hartos. Nuestros colegas, ya sean oficiales o comisarios tienen la impresión de que todo cae sobre sus espaldas”

Las agresiones cometidas contra agentes de servicio han pasado de 3842 en 2004 a 4.246 el año pasado. Sólo en el primer semestre de este año, se han registrado más ataques que durante todo el año pasado.

Una de los últimos y de los más violentos tuvo lugar el pasado septiembre en la periferia norte de París. Un policía resultó gravemente herido, después de que un grupo de unos 30 encapuchados, tendiesen una emboscada a una patrulla de la brigada anticriminal.

La policía teme que la tensión siga aumentando hasta las presidenciales del próximo mayo, y asegura que se enfrentan a jóvenes provocadores decididos a acaparar la atención de los medios, como sucedió en octubre del año pasado. Para garantizar la seguridad de los agentes, los sindicatos piden que se refuercen los efectivos en las zonas sensibles, una evaluación del material de protección de los funcionarios y sobre todo, penas más severas contra los agresores.

El ministro del Interior ha hecho de ese endurecimiento de la ley su caballo de batalla. Nicolas Sarkozy, Candidato casi declarado al Elíseo de la gubernamental UMP, desató la ira de la judicatura hace pocas semanas cuando criticó el laxismo frente a la delincuencia de los magistrados del tribunal de Bobigny, especialmente frente a los jóvenes reincidentes.

En un intento por impedir que Sarkozy acapare el protagonismo en uno de los temas estrella de la campaña electoral, su correligionario, el primer ministro, Dominique de Villepin, hizo ayer suya la idea de endurecer las penas contra los agresores de una persona depositaria de la autoridad pública, como un policía, un gendarme o un juez.

Villepin, cuya candidatura al Elíseo no se ha descartado, hizo su propuesta tras recibir en Matignon a representantes de varias asociaciones que mostraron su inquietud por las tensiones detectadas en los barrios conflictivos, a sólo diez días del primer aniversario de la ola de violencia urbana que azotó el país durante tres semanas.