Última hora

Última hora

El debate sobre el aborto regresa a Portugal

Leyendo ahora:

El debate sobre el aborto regresa a Portugal

Tamaño de texto Aa Aa

Tres años de prisión, es la pena a la que hoy se enfrenta en Portugal una mujer si aborta. Una de las leyes más restrictivas de Europa que podría desaparecer el próximo mes de enero. En palabras del primer ministro luso, José Sócrates, no se trata de liberalizar, si no de equilibrar las convicciones personales y la libertad. En suma; despenalizar.

Pero la opinión pública portuguesa, varias veces consultada al respecto, se muestra dividida. Por el momento, la Iglesia se abstiene de lanzar consignas de voto. Los anti-abortistas hablan de crimen. Los defensores del aborto aseguran que el proyecto es necesario para acabar con la persecución contra las mujeres.

Una división evidenciada hace ocho años, cuando los portugueses votaron sobre la despenalización del aborto. Por un estrecho 51 por ciento de los sufragios ganó el “No”. Un voto no vinculante, ya que la abstención llegó al 68 por ciento. En Portugal, Irlanda, Polonia y Malta, el aborto es considerado un crimen, salvo en casos extremos.

Pero la mayoría de los países europeos han despenalizado esta práctica, estableciendo diferentes límites temporales en los que se puede interrumpir el embarazo. En España, si la futura madre corre un grave peligro físico o psíquico, no hay límites. Cada año en Portugal se practican 20.000 abortos clandestinos que llevan a urgencias a unas 5.000 mujeres.

Pero la división, se deja sentir incluso en la clase médica. “Es imposible determinar cuándo empieza la vida humana. Pero a partir del momento en que hay un sistema nervioso central, hay vida”, asegura el ex secretario de Estado, Albino Aroso. “Sólo hay una fecha posible, que es cuando todas las condiciones mínimas están dadas para que el zigoto se convierta en un ser humano fuera del útero” defiende el médico especialista, Nuno Montenegro. Es el eterno debate, sobre el que los portugueses deberán pronunciarse en referéndum.