Última hora

Última hora

Mezzogiorno prisionero de las mafias

Leyendo ahora:

Mezzogiorno prisionero de las mafias

Mezzogiorno prisionero de las mafias
Tamaño de texto Aa Aa

El crimen organizado es la gran asignatura pendiente del gobierno italiano. Las iniciativas, relativamente frecuentes, destinadas a erradicarlo se han quedado hasta ahora a medio camino.

En 2004 el ministro del Interior de la época firmaba con las autoridades napolitanas un acuerdo encaminado a mejorar la coordinación en la lucha contra el crimen organizado.

Dos años después, la ahora alcaldesa de Nápoles constata que las armas esenciales siguen faltando:

“Lo que necesitamos por encima de todo -asegura-es que la población plante cara a la ilegalidad, como sucedió en la década de los 70. Estamos luchando contra criminales, necesitamos políticas de prevención sociales y culturales. Pido al Gobierno que no se olvide de Nápoles. Nosotros estamos luchando, pero no nos pueden dejar solos en el combate”

Las detenciones de jefes mafiosos no han conseguido decapitar a los diferentes clanes, enfrentados en guerras intestinas por el control de las actividades ilegales.

Las bandas gestionan además legalmente sectores como el de la recogida de basuras o el comercio local de flores y carne.

Estado dentro del Estado, las organizaciones mafiosas son el azote del Mezzogiorno.

Su radio de acción comprende seis regiones.
En Sicilia domina Cosa Nostra, la Ndrangheta en Calabria y la Camorra en Nápoles.

El volúmen de negocios de las tres organizaciones se eleva a cerca de 81 mil millones de euros anuales. En Nápoles, el 53% de los jóvenes de entre 25 y 30 años están en el paro…la Camorra da trabajo a unas cien mil personas.

A los 18 años, un joven puede ganar mil euros diarios si se dedica al tráfico de drogas, pero tiene seis posibilidades de diez de no llegar vivo a los 25.

El desarrollo es la mejor arma contra la criminalidad, pero el Mezzogiorno es prisionero de su imagen.

Para avanzar hay que derribar los estereotipos, y propiciar un clima de confianza.

Las empresas arrastran los pies a la hora de establecerse en una región aquejada de inestabilidad crónica y un 20% más cara que el resto de Italia por falta de infraestructuras..

Desde hace doce años, ciudades como Nápoles han aprovechado las inversiones exteriores para levantar su sector turístico y atraer industrias punteras. Sin embargo, cada nuevo asesinato, recuerda los límites del despegue económico.