Última hora

Última hora

Mehmet Ali Talat: "Si la UE rompe el aislamiento de los turcochipriotas, Turquía abrirá sus puertos a los grecochipriotas".

Leyendo ahora:

Mehmet Ali Talat: "Si la UE rompe el aislamiento de los turcochipriotas, Turquía abrirá sus puertos a los grecochipriotas".

Tamaño de texto Aa Aa

A pocos días de la publicación del informe de la Comisión Europea sobre Turquía, la cuestión chipriota recobra protagonismo. Mehmet Ali Talat, número uno de la autoproclamada República turca del Norte de Chipre aborda con EuroNews la propuesta finlandesa para evitar una crisis turco-europea. La iniciativa contempla la reanudación del comercio directo entre la Unión y el norte de la isla através del puerto de Famagusta. A cambio, las autoridades turcas cederían el control del puerto a la UE, y abrirían el distrito fantasma de Varosha a los refugiados grecochipriotas. Los turcochipriotas piden que el acuerdo incluya además la apertura del aeropuerto de Ercan a los vuelos internacionales.

EuroNews: ¿Qué le parece la propuesta finlandesa? ¿Entregará Varosha a los grecochipriotas a cambio de la reanudación del comercio directo através del puerto de Famagusta?

Talat: Para los turcochipriotas, romper el aislamiento es vital, pero no creemos que tengamos que dar nada a cambio. El 26 de abril de 2004, cuando el Consejo Europeo decidió levantar el embargo económico que pesaba sobre los turcochipriotas, no hubo regateo ni mercadeo. Pero ahora, a cambio de un levantamiento parcial del embargo, me refiero al comercio directo através del puerto de Famagusta, nos piden que entreguemos Varosha a Naciones Unidas. Estamos dispuestos a hablar de ese asunto en caso de que se alcance una solución negociada. Pero si sólo conseguimos un levantamiento del embargo y además parcial, no es justo que a cambio nos pidan que renunciemos a Varosha.

EuroNews: ¿Cree que los refugiados grecochipriotas podrán volver a sus hogares?

Talat: Refugiados…usted habla de refugiados, pero después de treinta y mucho años, muchos de ellos han dejado de serlo, ya no son refugiados. Pero tiene razón en que sigue habiendo desplazados. Muchos de ellos, un número múy significativo, tendrá la posibilidad de volver.

EuroNews: Los grecochipriotas aseguran que no aceptarán el comercio directo através de los aeropuertos turcochipriotas. ¿Qué opinión le merece esa postura?

Talat: Es una buena pregunta. De hecho, nosotros pedimos que la apertura de nuestros aeropuertos a los vuelos internacionales figure en la propuesta, y que el punto sobre Varosha sea excluido. Los vuelos directos, la ayuda financiera y el comercio directo regulado por la Unión Europea no forman parte de una solución global del conflicto, sino del levantamiento del embargo. Por tanto, para nosotors la apertura del aeropuerto de Ercan para los vuelos directos es extremadamente importante.

EuroNews: ¿Es una condición sine qua non?

Talat: No quiero usar palabras como condición, ni precondición, pero es muy importante. La propuesta tal y como está hoy en día es injusta, no es equilibrada.

EuroNews: ¿Por qué no se ordena la retirada de las tropas turcas que ocupan el territorio? ¿No se sienten seguros?

Talat: Imagínese; Chipre en la Unión Europea y Turquía fuera del club comunitario. Los turcochipriotas no se sentirían seguros con ese estado de cosas. Los grecochipriotas tienen una actitud hostil hacia nosotros. Incluso ahora, intentan estrangularnos en todos los ámbitos. Su hostilidad, sobre todo la militar, nos asusta.

EuroNews: ¿Qué podría hacer la presidencia alemana para desbloquear la situación chipriota el año que viene? ¿Qué propondría desde aquí?

Talat: La Unión Europea nos prometió que pondría fin al embargo que pesa sobre la República Turca del Norte de Chipre. Si cumple esa promesa, Turquía no dudará en abrir sus puertos a los grecochipriotas.

EuroNews: ¿No cree que se esté perdiendo una oportunidad? El año que viene, hay elecciones en Turquía y será difícil llegar a un acuerdo sobre Chipre. Si no resuelven las cosas ahora, tal vez se tarden otros diez o veinte años.

Talat: Si no llegamos a un acuerdo, tendrá razón, se habrá perdido una oportunidad. Pero no creo que Naciones Unidas, que es el único marco posible para todo acuerdo, permita que se produzca un parón de diez años.