Última hora

Última hora

EE.UU: la guerra de los trapos sucios

Leyendo ahora:

EE.UU: la guerra de los trapos sucios

Tamaño de texto Aa Aa

La campaña televisada para las legislativas estadounidenses ha batido records de cantidad y de suciedad. Este año, demócratas y republicanos han invertido 1.400 millones de euros en arruinar la reputación del contrario. Según este analista político, los llamados spots negativos son una tendencia en auge.

Hank Scheinkopf, analista político: “Las estadísticas demuestran que el 98% de los cargos electos vuelven a ser reelegidos. La única forma de echarles es demostrar que han hecho algo mal y eso es lo que aportan las campañas negativas y comparativas”

Para desacreditar al contrincante todos los medios están permitidos. “Eligen música pegadiza, dice Scheinkopf y logos que se te quedan grabados de inmediato. Sus argumentos tocan la fibra sensible y captan la atención del público. Estamos en plena cultura del cotilleo y de la diversión y no hay nada más divertido que un anuncio negativo de un político. Los electores esperan que haya anuncios así, porque son diferentes, y hacen que se impliquen más”

Los estrategas de comunicación política de los dos campos saben utilizar este arma electoral capaz de motivar o desmotivar. Carroll Doherty, especialista electoral del centro de Investigación Pew: “Ha habido estudios que reflejan que la gente está más atenta cuando hay anuncios negativos o críticos que cuando son positivos, pero hay un riesgo de traspasar las fronteras. Ha sido el caso de varios de los anuncios emitidos este año…muchos dicen que traspasaron esa frontera y deberían haber sido retirados” El intercambio de dardos envenenados es una tradición electoral desde hace 200 años. Los grandes ganadores de esta guerra de las ondas son los medios, que hacen su agosto en pleno noviembre.