Última hora

Última hora

Georgia: el rompecabezas de Osetia del Sur

Leyendo ahora:

Georgia: el rompecabezas de Osetia del Sur

Tamaño de texto Aa Aa

Este punto de paso, entre Georgia y Osetia del Sur, no es una frontera propiamente dicha. La comunidad internacional no ha reconocido nunca la soberanía de este pequeño territorio, independiente de facto desde 1991. Osetia del Sur impuso su independencia de Georgia por las armas, al rebufo de la desintegración de la URSS en 1991. Los combates causaron centenares de muertos hasta la firma del alto el fuego en el verano del 92.

Desde entonces, unas 2000 tropas rusas, georgianas y Osetas del norte y del sur supervisan el mantenimiento de la paz. El statu quo dura hasta que Mikhail Saakashvili llega al poder en Tiflis y acusa a los rusos de apoyar a los separatistas, un extremo desmentido por Moscú.

El enero del 95, el presidente georgiano reclama el despliegue de una fuerza internacional y el respeto de la integridad territorial de Georgia: “Es la primera vez en 12 años que el gobierno georgiano está ofreciendo a Osetia del Sur la posibilidad de acceder a una autonomía bajo supervisión internacional”

Pero los secesionistas quieren la independencia y el reconocimiento internacional de Osetia del Sur, que cuenta con 70.000 habitantes. Sin embargo, un tercio de la población étnicamente georgiana rechaza la secesión, por lo que organizaron un referéndum alternativo. El Comité Electoral tiene su sede en Eredvi, de población mixta. Su presidente, Uruzmag Karkusov, fue consejero de Kokoity, el líder independentista. “Nuestro objetivo afirma es impedir que la República de Osetia del Sur caiga en una guerra, no debemos dividir la nación entre georgianos y osetios”

Muchos de los georgianos que huyeron de Osetia del Sur en el 92 viven en Gori, en Georgia. Aquí, la mayoría comparte la opinión de esta mujer sobre el futuro de Osetia del Sur. “Esperamos volver un día a Tskhinvali, todos lo esperamos. Pero yo no quiero que Tskhinvali sea una república autónoma. Porque tal vez, dentro de 10 o 20 años se repita el mismo proceso y también nuestros hijos se verán obligados a huir” Para estos 12.000 refugiados, aunque el referéndum secesionista no será reconocido por Tiflis, su suerte seguirá siendo la misma.